“El Retrato”

“EL RETRATO”

Jorge L. Castaños

Como un niño en una heladería,

se hallaba el joven en la tienda de antigüedades.

Lentamente se paseaba por el lugar,

Minutos más tarde, su vista en algo se centró,

Era un hermoso retrato, dentro: un pintoresco paisaje.

Sus ojos brillaron y su sonrisa se ensanchó.

Sin pensarlo dos veces, se hizo con él

Y a su casa, el retrato se llevó.

 

Horas y horas contemplaba la pintura,

Lo hacía extremadamente feliz.

 

Con el paso del tiempo,

El joven se centraba en la pintura en si,

El atrayente paisaje dentro del retrato.

Lo hipnotizaba.

 

Y más tiempo transcurrió,

ya dentro veía formas y figuras moverse,

veía colores expandirse,

la imaginación hacía juegos en su cabeza.

 

Y su felicidad inicial se iba disipando,

Como aspas de abanico cuando se acaba el viento

Como se traga el horizonte al sol

Como al despertar se acaba un sueño.

 

El paisaje ya creaba sonidos y palabras,

Tan lejos su imaginación volaba.

 

Y su felicidad inicial se iba disipando.

 

El retrato lo alegraba,

Pero el retrato siempre estuvo ahí.

Culpa suya era dejar sin rumbo a su imaginación

 

El retrato siempre estuvo ahí

Culpa suya fue mirar a través de el.

Culpa suya fue…

…Mirar a través del retrato.

 

7 comentarios en ““El Retrato”

  1. Las ilusiones y los sueños aveces nos hipnotizan y creemos que son reales. El joven de tu poema se dejo llevar por una imagen, una apariencia, hasta el punto de creer que había algo más allá del retrato cuando en realidad solo era eso una imagen sin vida. A muchos nos pasa eso. Buen trabajo Jorge, como dijo Ronny, te la comiste 😉

    1. Es lo que me encanta de, como lo describiría Stephen King: “El Arte Casi Perdido”, los escritos cortos. Están llenos de vida en tan sólo unas pocas palabras. No me siento responsable, como tendría que hacer en una novela, de atar todos los cabos, intentar no dejar nada suelto y tratar de que el lector entienda lo que yo, como escritor, quería dar a entender.
      En este caso no, puedo escribir, tirar palabras a mi monitor desde mi teclado, con una idea en mente, sin preocuparme mucho por lo que entienda el lector. La idea preconcebida está, la matiz que le brinde el lector es parte de lo bello.
      Mi punto es, que quizás no era exactamente lo que tenía en mi mente cuando escribí esto, pero mira con que viveza le das detalles a mi escrito sin que pierda el sentido, y eso, querida Lucy, es arte… Un arte casi perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s