Video del Mes: Julio 2018

Opinión de la Película “The Ritual” (2017)

Basada en la novela del mismo nombre, escrita por Adam Neville y publicada en el 2011, The Ritual sigue a cuatro amigos que se reúnen para excursionar por las montañas de Suecia. Debido a algunas dificultades físicas de dos de ellos, el grupo decide tratar de acortar el viaje de vuelta tomando un atajo. El desvío, según el mapa, consiste en atravesar un bosque. Es una decisión de las que todos se arrepentirán poco tiempo después.

The Ritual es una película británica, se lanzó en el Reino Unido el 13 de octubre del 2017 (generando poco más de 1 millón de dólares). Netflix luego la distribuye globalmente el 9 de febrero del 2018.

David Bruckner (“Southbound”) se encargó del trabajo tras las cámaras mientras que Joe Barton (“My Days of Mercy”) adaptó la novela de Adam Neville.

Los protagonistas son Rafe Spall, Arsher Ali, Robert James-Collier y Sam Troughton.

Rafe Spall, sin lugar a dudas es el más experimentado del elenco con apariciones en grandes películas como The Life of Pi, The Big Short y Jurassic Park: Fallen Kingdom. También aparece en series como Black Mirror y Roadies.

Spall es quien se cargó en sus hombros la parte emocional de la historia, así también denota su liderazgo como actor durante todo el filme.
Robert James-Collier, a quien se le reconoce después de más de 50 episodios en Downton Abbey, también ejecuta su rol de manera formidable.
Sin quitarle ningún mérito a los demás actores, por supuesto, todos se desenvuelven aceptablemente y se nota mucho en este tipo de películas.

The Ritual es una película de horror y suspenso sobrenatural, de eso no hay dudas. Se basa mucho en creencias nórdicas y, si al menos han visto el trailer, se sabe que se nos presentará un creature-feature (uno bastante creativo, por cierto) en algún momento de la película.

El filme logra su cometido en cementar un producto atmosférico y repleto de suspenso, con escenas ritualisticas y sangrientas pero sin mucha exageración. El suspenso, más que la criatura, es lograda gracias a las actuaciones pero, la cinematografía y la música juegan también un rol determinante. No soy del tipo de persona que se asusta mucho, sin embargo, The Ritual crea una atmósfera de desasosiego e incomodidad y logró inquietarme en más de una ocasión, es el tipo de películas perfecta si eres amante del cine en las altas horas de la madrugada.

Tras muchas alabanzas debo decir que el filme no es perfecto; con una duración aproximada de hora y media puedo decir que, The Ritual es excelente durante los dos primeros actos (la primera hora, digamos), luego, el tercer acto se vuelve cliché dentro del género y decepciona mucho. De hecho, solo hay dos o tres formas de acabar este tipo de películas, las expectativas no pueden ser muy altas.

Soy de los que dice que no importa el destino, lo que importa es el viaje. No puedo decir que The Ritual es mala o que no me gustó tan solo porque el desenlace me pareció insatisfactorio pero, sí puedo concluir dándole una puntuación menor gracias a las desilusiones. Un 6.5/10 me parece más que aceptable.

Gracias a Adam Neville, David Bruckner y Joe Barton (junto al gran elenco y demás magos tras las cámaras, por supuesto), tenemos al alcance de nuestro control remoto una aceptable película inglesa dentro de un género menospreciado por años. The Ritual no es la mejor película pero dista mucho de ser la peor y, gracias a la atmósfera que crean dentro de ella, es una que no olvidaré. Ahora me han dado ganas de leer el libro.

Opinión de la Película “Calibre” (2018)

He tenido la ligera suerte de dar con algunas joyitas en Netflix, hace unas semanas les comenté un poco sobre Anon, una película que puede fácilmente pasar desapercibida aún teniendo actores de renombre y una trama con temática tecnológica dentro de un complejo y misterioso thriller. En esta ocasión les hablaré sobre Calibre, un filme escocés escrito y dirigido por Matt Palmer.

Casi todos tenemos un amigo o familiar que nos recomienda libros, series y películas; en mi caso particular, tengo un tío -bastante famoso- que, en la mayoría de las veces, acierta. Calibre es, sin lugar a dudas, uno de esos aciertos.

 

Dos amigos de toda la vida van de cacería a un pequeño pueblo escocés, donde una serie de eventos los tomará desprevenidos y nada los pudo haber preparado para lo que sucede después.
Vaughn, uno de los jóvenes, pronto será papá y Marcus tiene la mejor manera de despedirlo de un mundo sin hijos: equipar su Jeep e irse a cazar.

“Reckon you can take down a deer? The trick is, to put a check on your emotions and let instinct kick in.”

Calibre brilla por la sutileza de las actuaciones y la grandiosidad de la fotografía y música.

Jack Lowden (Dunkirk) y Martin McCann (The Survivalist) impresionan en sus respectivos papeles. Lowden tiene el talento de una futura estrella y McCann podría convertirse en uno de esos actores que da forma a un elenco balanceado. Pero también debo mencionar al director/escritor Palmer y como, con el buen manejo de los detalles, marca diferencia desde el principio entre ambos personajes.

Calibre no solo se rige por buenas actuaciones, buena fotografía y buena utilización de sonidos y música, también se deja llevar por una historia bien contada y con buen ritmo. De alguna manera logra salir airosa mientras presenta un argumento conocido, el producto final se siente familiar y fresco a la vez.

La película toca temas como paternidad, amistad, culpa, venganza, malas decisiones; todo encerrado en un paquete dramático con alto contenido de tensión y suspenso, añadiendo una pizca de thriller y una pequeña gota de horror.

Calibre es una excelente película, una de las mejores que he visto este año y una que recomiendo muchísimo, sea para un viernes en la noche o incluso para un miércoles lluvioso en pleno medio del día. No importa la hora, el lugar o la condición, pongan Calibre en sus listas y me agradecen luego.

Opinión del Libro “The Cabin at the End of the World” (2018) de Paul Tremblay

Gracias a Stephen King, las cuentas de Instagram relacionadas a libros que sigo mayormente son moderadas por personas fanáticas del género horror. Debido a ésto, recibo una considerable dosis de recomendaciones indirectas, a pesar de que mi lectura abarca prácticamente todos los géneros.

Paul Tremblay es un autor que ha rondado por mi feed desde que la aclamada A Head Full of Ghosts tomó auge hace unos meses (aún siendo publicada en el 2015). The Cabin at the End of the World no fue excepción. Plagó mi feed semanas antes de publicarse, con opiniones positivas, fotos creativas y halagos a la prosa del autor.

The Cabin at the End of the World se publicó el 26 de junio del 2018 y es la sexta novela de Tremblay.

Wen es una niña de descendencia oriental, adoptada por sus dos padres (Daddy Andrew y Daddy Eric). Con apenas casi ocho años de edad, Wen es bastante inteligente, curiosa y observadora. Se rige por las reglas, pero también sabe doblegarse un poco. Un claro ejemplo de ésto es cuando, mientras ella juega capturando saltamontes, aparece Leonard, un joven alto y obeso pero de sonrisa cálida y ojos amables.

La niña juega en frente de una cabaña vacacional en el norte de New Hampshire, no muy lejos de la frontera canadiense. Paz y tranquilidad, nada de tecnología ni vecinos molestosos. Un espacio escogido por sus padres para alejarse de la rutina mundana.

Wen no está supuesta a hablar con extraños, pero Leonard emana bondad y se ofrece a capturar saltamontes con ella. Después de una amena -pero cuidada- conversación, aparecen tres jóvenes más, con vestimentas similares a la de Leonard, y es en ese preciso momento cuando éste dice:

“None of what’s going to happen is your fault”

Los tres jóvenes cargan unos utensilios aparentemente hechos en casa, muy parecidos a armas.

“Your dads won’t want to let us in, Wen. But they have to. We need your help to save the world.”

A partir de estas palabras la novela arranca con tal frenesí que se extiende hasta la mismísima página final.

The Cabin at the End of the World es una novela de suspenso y horror. Narra una historia apocalíptica utilizando el Home Invasion como gatillo.

Con un elenco controlado, Tremblay tiene toda la libertad de hacer fluir su historia aunque, debo admitir que, por momentos, abusaba de las descripciones. Por suerte, creo que es la única queja que tengo de su prosa.

Los personajes, en su gran mayoría, son memorables y puedo decir que ‘saltan de la página’. Daddy Andrew y Daddy Eric se sienten de carne y hueso, sus reacciones y acciones son creíbles y humanas. Podría decir lo mismo de Wen, pero a veces se me hace difícil creer algunas posturas en una niña de siete años.
Los antagonistas, en su propia forma, están bien trazados y aunque la mayoría de lectores puede que no esté de acuerdo con sus acciones, a veces nos harán dudar.

The Cabin at the End of the World es una novela que se lee bastante rápido y pareciera que tengo pocas quejas sobre ella. Puede que sea verdad pero, aún así, no me atreví a darle la puntuación máxima debido al clímax de la historia.

Es algo de lo que no hablaré por obvias razones pero la ambigüedad de la misma hace que la experiencia de cada lector sea única y, por ende, fácil de conversar y debatir.

Puede que The Cabin at the End of the World no sea mi libro favorito, pero es uno que recomiendo a cuatro vientos y uno que me gustaría discutir cuando lo concluyan.

Ya que esta es la primera novela de Paul Tremblay que disfruto, prometo leer A Head Full of Ghosts muy pronto.

Video del Mes: Junio 2018

Opinión de la Película “Anon” (2018)

Netflix, de una manera u otra, se asegura de que las carteleras de sus nuevas producciones estén siempre a tu vista y alcance. Anon es una película que, en primera instancia, puede pasar desapercibida; una vez te percatas de que tiene actores de renombre y un director conocido, es posible que sitúes el cursor sobre su poster y dejes correr un trailer.

Los eventos de Anon transcurren, a mi pensar, en un futuro bastante lejano pero donde -irónicamente- aún circulan automóviles ‘clásicos’. Es un mundo donde la privacidad no existe y el crimen ha cesado casi por completo. Los humanos pueden recorrer sus memorias (y, con los permisos necesarios, las de otros). Sal es un detective que, aunque evidentemente no ha podido superar la muerte de su hijo y la separación con su esposa, sigue inmerso en su trabajo e intenta resolver unos extraños asesinatos.

En su búsqueda de pistas logra dar con una misteriosa joven. La poca evidencia apunta hacia ella y Sal debe tratar de encontrar a alguien que está completamente desconectada de toda tecnología actual.

Anon es una película exclusiva de Netflix. Estuvo escrita y dirigida por Andrew Niccol, conocido por películas tan excelentes como lo son “Gattaca” y “Lord of War” como otras no tan impresionantes como “In Time” y “The Host”. Debo mencionar que Niccol escribió una de las películas más aclamadas, The Truman Show.

Clive Owen y Amanda Seyfried interpretan los roles protagónicos y, junto a ellos, un pequeño elenco encerrado por Colm Feore (“House of Cards”, “King Lear”), Joe Pingue (“Godless”) y Sonya Walger (“Lost”).

La cinematografía, el estilo visual de Niccol y el ritmo de la película son de los puntos más elevados de Anon, las actuaciones y la trama pasarían a un plano medio.

Me explico, las actuaciones no son malas, pero pasamos tan poco tiempo con los personajes que realmente no llegamos a sentir mucha empatía por ellos, o algún sentimiento adverso. El argumento no le da a los actores la libertad que ellos necesitan, además, me preguntaba por ratos si realmente ellos entendían las cosas que estaban hablando. Algunos actores pecan de aprenderse sus líneas sin necesariamente entender lo que se aprendieron.

La trama, por su parte, es excelente en teoría pero pobre en ejecución. Con ejecución me refiero al tercer acto; es abrupto y quisieron matizar tantas cosas que, por momentos, pareció confuso. La reflexión que la última escena nos quiere dejar es un poco pretenciosa aunque bastante adecuada a estos tiempos.

Anon es una película bien dirigida, con una temática tecnológica dentro de un misterioso thriller, con actuaciones adecuadas aunque no memorables y un ritmo bastante acelerado aún en las escenas que parece estar pasando poco. Tiene material sensible, no apto para menores; material que incluye el uso de drogas, sexo, suicidio y homicidios.

Si tienes una idea de lo que verás en Anon, dígase por la lectura de un review o sinopsis, o por la disponibilidad de un tráiler y aún así sientes esas ‘ganas’ de verla, pues entonces puede que no salgas decepcionado. Si el plot/trailer no llaman a tu atención de primera, puede que Anon no sea para ti. Yo estoy dentro del primer grupo.

7 ⭐

Video del Mes: Mayo 2018