That’s My Boy

Conozco personas que se atreven a mencionar a Adam Sandler en su listado de actores favoritos. Lo respeto, pero no lo entiendo.

En esta entrada les hablaré sobre su aporte al 2012 con su película That’s My Boy.

Sean Anders dirige y David Caspe fue el guionista de esta comedia regular y repleta de clichés.

Donny irá a la cárcel si no consigue unos 40,000 dólares en un fin de semana feriado. La única manera de conseguir ese dinero es reuniendo a su hijo con su madre que está en la cárcel, así un productor de televisión puede captar la interesante historia. Sucede que el hijo de Donny es el producto de una relación entre un niño que apenas acababa la primaria y una profesora. La profesora es sentenciada a 30 años de prisión por el acto y Donny debe hacerse cargo de la cría. Cuando el niño cumple la mayoría de edad, decide marcharse lejos de su padre y, en esa debilitada relación, el padre debe de adentrarse en la vida de su hijo y convencerlo de visitar a su madre… Pero, como es de esperarse, nada sale tan fácil como se supone que saldría.

Contamos con una actuación inmadura, grosera y algo estúpida y acartonada de Adam Sandler, con un elenco consistente en carismáticos personajes interpretados por Andy Sandberg, Leighton Meester, Vainilla Ice, James Caan, Milo Ventimiglia, Ciara, Will Forte y otros.

Es una película bastante regular, hace reír aunque se siente bastante larga (116 minutos), algunas escenas están de más y, debo advertir, tiene una temática bastante cargada de chistes rojos, alcohol, sexo, drogas y palabras obscenas.

La actuación es superficial pero, al menos, la música es aceptable.

Puedo decir que mi escena favorita es cuando el grupo de personas está jugando en el Fenway Park personal y construido para la casa en la que se desarrolla parte de la trama.

En conclusión, That’s My Boy no es una película para todo el mundo, está cargada de contenido clasificado R y la trama, aunque tiene su moraleja y su ‘lección de vida’, no es tan profunda como muchos pudieran esperar.

Una película para reír un poco y pasar un rato entre amigos.

The Roommate

 

Quién me conoce sabe lo mucho que me gustan las conexiones entre películas/series/libros/personajes, etc. y, durante algunos de los posts siguientes, trataré de establecer conexiones entre ellos; ya sea entre actores, géneros de películas o lo que se me pueda ocurrir.

Empezaré con The Roommate.

Sara Matthews es de Des Moines, Iowa y ha llegado recientemente a Los Ángeles. Se inscribe en la universidad para licenciarse en la carrera de diseños de moda. En sus primeros días conoce a Stephen, baterista de una banda; Tracy, quien ama las fiestas; y a Rebecca, su compañera de habitación.
Los primeros días todo marcha bien, Rebecca es un amor, dulce y dispuesta a compartir todo con Sara. Esto podría ser el inicio de una duradera amistad. La amiga de Sara, Tracy se empieza a dar cuenta de que algo no está bien con Rebecca y cosas extrañas empiezan a suceder a las personas que se acercan mucho a Sara. Todos se van dando cuenta, menos Sara, de que Rebecca ha desarrollado una increíble obsesión con ella.

Crucificada en los medios, The Roommate es una película que no todos recomendarían, pero para mi fue bastante pasable, me entretuvo lo suficiente y el personaje de Leighton Meester (Rebecca) me interesó -probablemente por la carrera que estudié-.

Minka Kelly -también crucificada por todos en cuanto a su actuación- hizo un trabajo aceptable (en mi opinión), no fue desastroso como esperaba, he visto cientos de papeles desarrollados horriblemente. Kelly tuvo un papel muy fácil de interpretar y no es un personaje que debe de ser interesante al público, en cambio, Leighton Meester (otra vez, en mi opinión) hizo un muy buen papel interpretando a una joven psicópata quien trata de mezclarse extrañamente en la sociedad y con una fijación compulsiva notable.

Además, Cam Gigandet y Aly Michalka apoyaron a las protagonistas con roles aceptables plasmados con cierto carisma y, aunque habían más actores (algo obvio, y destacando a Billy Zane), Kelly y Meester dominan el tiempo en pantalla.

The Roommate es una película considerada dentro del género ‘suspenso’ y quizás no esté tan lejos de serlo pero donde reside el problema es que está orientada a un público adolescente, por esta razón, no esperen galones de sangre y tripas, escenas de sexo o desnudez, diarrea de malas palabras (cosas que a mi, personalmente, no me harían falta). Pueden esperar par de ‘brinquitos’ y una que otra escena tensa, pero en lo general, es más bien un drama-thriller que va tomando cuerpo en la recta final.

Y, como dice uno de los pósters promocionales de la película ¿cuáles son las probabilidades que entre 2,000 universidades y 8 millones de estudiantes te toque una compañera como Rebecca?