The Hangover Part III

the_hangover_part_iii_wallpaper-otherTodd Phillips se encargó una vez más de llevar a la pantalla gigante otra entrega -y supuestamente la última- de la saga The Hangover.

The Hangover III da cierre a una trilogía en el género comedia. Se estrenó en el 2013 y cuenta con las actuaciones estelares de Bradley Cooper, Ed Helms, Zach Galifianakis y Ken Jeong.

Esta vez el cuarteto protagonista se encuentra sin uno de sus miembros cuando Doug es secuestrado por un grupo de maleantes. El secuestro les sirve como garantía ya que los tres deben encontrar unos lingotes de oro que Mr. Chow robó. Por otra parte, Chow se escapó de prisión y tiene sus propios planes en su agenda.

The Hangover III mantiene las características de las dos anteriores añadiendo elementos de thriller y aún más aventura. Además, trae de vuelta a viejos personajes y añade algunos nuevos, como era de esperarse.

En mi opinión, puedo decir que cada entrega de esta saga es notablemente inferior a la que le precede y ésta no es la excepción.

Cada parte fue más costosa de realizar y ni ésto pudo generar jugosas ganancias (salvo a los actores, por supuesto).

Me reí un buen poco, más con las ocurrencias de Alan y la malvada locura de Mr. Chow pero, en general, fue una película lenta y muy alejada de lo que fue la primera… Debieron dejarlo así, con una.

Argo

Argo-INTL-MAIN-QUAD-1Hubo un tiempo en el que existían los rumores de que Ben Affleck dirigiría una adaptación del libro “The Stand” de Stephen King, un mastodonte de más de mil páginas que ya he leído dos veces y creo es mi favorito.

Ante esta idea lo primero que pensé fue: “Meh, ¿porqué Ben Affleck, con tantos directores buenos hoy en día? (Si por mi fuera, Frank Darabont dirigiera TODAS las próximas instalaciones de lo que tenga que ver con King, pero bueno).

Al finalizar Argo, me percaté de que Affleck ya ha bateado de 3-3 (“Gone Baby Gone”, “The Town” y ahora “Argo”). Con esto quiero decir que, aunque actualmente no conozco el estado de producción (si es que existe) de “The Stand” ya podría confiar en que este señor puede hacer un buen trabajo, excelente quizás.

Entrando en materia, Argo es una película basada en hechos acontecidos en la vida real y una adaptación del libro de Tony Méndez titulado “The Master of Disguise”publicado en noviembre del 2000.

Tony Méndez (interpretado en la película por Ben Affleck) es un agente de la CIA, especialista en extracciones que tiene una misión casi-imposible.

Sucede que en el 1979 Irán está en plena revolución y un grupo de americanos que se encontraban allí fueron tomados rehenes. Seis de ellos pudieron escapar y luego encontraron refugio en la residencia oficial del embajador de Canadá.

Pasan semanas y el ejército de Irán está cada vez más cerca de encontrarlos. Es cuando, en la CIA, Tony Méndez ingenia un plan: inventar una película falsa, simular que será filmada en Irán y sacar a los seis como parte del equipo de producción de la película.

Y sí, todo esto pasó en la vida real… Aunque claro, tiene sus ajustes y algunos detalles incoherentes, pero eso es parte de lo que se debe hacer en los estudios de Hollywood: crear un producto digerible para el público, con algunos toques por ahí y otros por allá.

Dejando todo eso a un lado, me atrevo a decir que Argo es excelente, una obra maestra… Sus 7 nominaciones al Óscar lo dan por sentado con suma facilidad, así como todos los premios que ha venido arrasando ganando en las últimas semanas.

Definir un género específico sería muy difícil; Argo se compone de elementos dramáticos, políticos y un toque de humor, pero podría decir que es un thriller.

Es una película muy tensa, recomendaría guantes para evitar así que se coman las uñas, también recomendaría sentarse en el suelo para que no se caigan del sillón mientras se encuentren al borde del mismo.
Los elementos que cargan las escenas tensas están magistralmente logrados, de tal manera que incluso hay escenas que no tienen nada de la típica música de cuerdas y, aún así, sentimos que estamos mejor con ambas manos en la boca y los ojos muy abiertos, sin dejar de mover las piernas casi frenéticamente.

Las actuaciones son excelentísimas, especialmente las del reparto, ya que el personaje de Affleck no cargaba ese peso que demanda dar más de lo acostumbrado. (Tampoco estoy diciendo que lo hizo mal. Para nada).

Menciones especiales para Alan Arkin, Bryan Cranston, John Goodman y Victor Garber.

Considero que hasta los actores extranjeros y barbudos hicieron muy buen trabajo y dieron ese toque de credibilidad al producto final.

Algo interesante -y NO es spoiler-: durante los créditos de cierre podremos ver los pasaportes de las verdaderas personas involucradas en el suceso del ’79-’80 y, al lado, fotografías de los actores que los interpretan. El parentesco entre ellos es casi escalofriante.

Y, es cierto, la película es bastante predecible, muchos incluso conocerán bien la historia. Y sí, quizás no hay mucho -o ningún- trasfondo de algunos de los personajes como para sentirnos identificados con ellos, pero es una película con un buen ritmo, tiene elementos que la podrían convertir fácilmente en un clásico y… tendré que revisar mi lista (y también me faltan algunas nominadas al Óscar de este año) pero creo que, so far, es la mejor película que he visto del 2012.

The Artist

Hace ya un tiempo que había visto esta película y, por alguna extraña razón, me he atrasado con este post (y, admito, algunos otros). Pero, como dicen, más vale tarde que nunca o tarde, pero seguro. Lo importante es que ya expresaré, con algunas palabras, mi opinión de la película ganadora del Premio de la Academia (Oscar) por la mejor película del año 2011. Esto es sin contar que obtuvo 10 nominaciones de las cuales ganó 5 (Mejor Vestuario, Mejor Dirección, Música Original, Mejor Actor y la ya mencionada, Mejor Película).

Las nominaciones que no ganaron premios incluyen a Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guión Original, Mejor Dirección Artística, Cinematografía y Edición.

Iré por partes, desglosando cada renglón. Pero, antes, hablaré un poco de la película y su trama.

The Artist es un film inusual para esta tiempo ya que estuvo dirigida fielmente como se hacía en los años 1920, además es a blanco y negro y es una película muda. Fue dirigida por Michael Hazanavicius y las estrellas son Jean Dujardin y Bérénice Bejo. Fue filmada en Los Angeles, California y tiene unos 100 minutos de duración.

Trata sobre George Valentin, una estrella del cine mudo cuya fama se ve amenazada cuando comienzan a establecer guiones hablados en las películas. Antes del auge de las películas habladas conoció a Peppy Miller, una bailarina destinada a ser una estrella.

Ahora si, a desglosar algunos renglones. En cuanto al vestuario no seré la mejor persona para opinar. No me gustan mucho las épocas antiguas pero creo que la vestimenta estuvo muy acorde con el tiempo. Sé que no es por esto que se entregan estatuillas pero, como dije, no es un campo que domine. Los trajes y vestidos son muy elegantes y los personajes lucen muy bien en ellos.

La dirección fue muy buena, excelentes tomas y buen manejo de las cámaras, aunque tengo una opinión personal en este departamento; creo que fue injusto que el Oscar se lo llevara un director que quiso simular la dirección del 1920-1930, ya que ahora resultaría bastante sencillo. Pero bien, tampoco es que sepa mucho de este tema. Aún así me hubiese gustado que Scorsese se llevara la estatuilla de oro.

La música es excelente, es parte de lo que da vida al film y es un premio bien merecido. Por momentos me daban ganas de subir el volumen a todo dar y dejarme arropar de esas grandiosas melodías.

El desconocido actor (en territorio americano) Jean Dujardin hizo un trabajo excelente, otro premio bien merecido. Es el corazón del film, recordemos que es una película muda, por lo que son sus gestos y manerismos todo lo que Dujardin necesita y no es tan fácil dominarlo como suena. Dujardin sale airoso y se ha convertido en una estrella en este lado del mundo en muy poco tiempo.

No abundaré mucho en las nominaciones que no fueron galardonadas ya que la mayoría son del departamento técnico y queda sobreentendido que poco sé de esa materia.

Junto a Jean Dujardin trabajó Bérénice Bejo, quien también hizo un excelente trabajo aunque no pudo ser reconocida en el evento con el premio a Mejor Actriz de Reparto. Ahora una nota curiosa: mientras Angelina Jolie crea una cuenta para su pierna derecha en Twitter pienso que ella (Jolie) no sabe lo que es una verdadera pierna atractiva, seguro pensaría en borrar esa cuenta de Twitter al ver las piernas de Bérénice Bejo.

Los demás actores del reparto hacen muy buen trabajo, pero Dujardin y Bejo son el rostro del film. En el reparto tenemos algunos nombres conocidos tales como John Goodman, James Cromwell y Malcolm McDowell.

Para concluír, The Artist no es una película para todo el mundo, imagino personas que no la terminarían de ver, que se dormirían en medio del argumento o se olvidarían totalmente de ella mientras usan sus celulares u otros dispositivos. En mi caso, tengo que decir que me pareció interesante la primera hora, pero creo que se extendió demasiado y me pareció cansona y pesada en los últimos cuarenta minutos. No es una mala película, creo que es memorable, tiene excelentes actuaciones y una increíble banda sonora, aún así creo que no mereció ganar el premio a mejor película del año. Al menos eso es lo que yo pienso, ¿qué me dicen ustedes?