Opinión del Libro “Gone Baby Gone” (1998) de Dennis Lehane

Gone Baby Gone es una novela de Dennis Lehane, publicada por primera vez en el 1998. Es el cuarto libro en la serie de Patrick Kenzie y Angela Gennaro, dos investigadores privados en el área pobre de la ciudad de Dorchester, Boston.

Es una novela inquietante en la que presenciamos la peor pesadilla de un padre: la desaparición de un hijo.

Amanda McCready, de apenas cuatro años de edad, desaparece de su cama durante una calurosa noche de verano. Una madre aparentemente apática recibe a los investigadores. El caso se vuelve mediático y, a pesar de todo el interés público, es imposible dar con Amanda.

Kenzie y Gennaro deciden excavar más a profundidad, pero les aterra lo que pueden encontrar. Es un caso que, sin lugar a dudas, cambiará las vidas de todos los involucrados.

…nothing is louder than the silence of the missing child.

Gone Baby Gone es una novela que probablemente te destrozará el corazón. Aunque el género baile entre crimen y thriller, debo decir que es un libro de horror puro para cualquier padre.

Es un libro muy bueno, una entrada espectacular para la serie de Kenzie y Gennaro aunque, en mi opinión, no supere a mi favorito: Darkness, Take My Hand.

Los protagonistas de este libro ya están cansados de la violencia que vivieron en las novelas anteriores, por lo que ahora están aceptando trabajos fáciles, disminuyendo así el porcentaje de violencia. Lamentablemente para ellos, el caso McCready abrirá nuevas puertas… y lo que hay detrás de ellas era justamente lo que trataban de evitar.

La prosa de Dennis Lehane nuevamente vuelve a ser exquisita. ¡Y los detalles! ¡Oh, los detalles! Lehane es un maestro y me apena muchísimo que él haya decidido no seguir escribiendo novelas.

Si tengo alguna queja del libro sería que quizás se extendió un poco. Unas 50 páginas menos habría sido fantástico.
Fuera de eso, no tengo queja alguna.

Ya casi termino la serie de Kenzie y Gennaro, solo me faltan dos libros; en vez de sentirme ansioso por leerlos y feliz por casi terminarla, siento un vacío con tan solo pensar en el fin.

En el 2007 se estrena una película del mismo nombre que adapta a Gone Baby Gone. El filme fue dirigido por Ben Affleck y cuenta con las actuaciones de Casey Affleck y Michelle Monaghan como Patrick Kenzie y Angela Gennaro, respectivamente.

Prayers for Rain y Moonlight Mile son las dos novelas que dan cierre a la serie.


Aquí las tres novelas anteriores a Gone Baby Gone con enlace a sus respectivas reseñas:

Opinión del Libro “Sacred” (1997) de Dennis Lehane

Sacred es la tercera instalación de las ‘aventuras’ de Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Dennis Lehane es el autor y lo publica en el 1997.

La trama del segundo libro, “Darkness, Take My Hand“, termina en la víspera de navidad; éste arranca a mediados de marzo, por lo que hay una distancia de casi tres meses en la narrativa.

Sacred empieza con Kenzie y Gennaro siendo perseguidos.
La primera línea:

A piece of advice: If you ever follow someone in my neighborhood, don’t wear pink.

A pesar de ellos saber que están siendo perseguidos, días más tarde acaban siendo secuestrados.

Los eventos del libro anterior han marcado profundamente a los personajes principales, por lo que han decidido cerrar la agencia de investigación.

Trevor Stone, quién los secuestra, es un hombre con la cara destrozada por un accidente y con un cáncer terminal. Él necesita algo de ellos.
Kenzie determina:

“Kidnapping us probably wasn’t the best way to go about it.”
He shrugged. “I’m a desperate man with a ticking clock inside me. You’ve shut down your office and refuse to take cases or even meet with potential clients.”
“True,” I said.
“I’ve called both your home and office several times in the last week. You don’t answer your phone and you don’t have an answering machine.”
“I have one,” I said. “It’s just disconnected at the moment.”
“I’ve sent letters.”
“He doesn’t open his mail unless it’s a bill,” Angie said.
He nodded, as if this were common in some circles. “So I had to take desperate measures to ensure you’d hear me out…”

Trevor Stone quiere que los investigadores encuentren a su hija, Desiree Stone.

Él es un hombre multimillonario y su primera opción fue la gran agencia Hamlyn and Kohl Investigations, donde trabaja Jay Becker, uno de los mejores investigadores privados, héroe personal y mentor profesional de Kenzie.

En medio de la investigación, Jay Becker también desaparece y es cuando Stone opta por los servicios de Kenzie y Gennaro.

En entradas anteriores ya había dicho que los personajes de Dennis Lehane son multidimensionales, cada libro agrega capas a los protagonistas.

En una situación dentro de la historia, Patrick Kenzie ve sus finanzas amenazadas. Estamos acostumbrados a “héroes”, personajes que hacen lo que hacen no solo por el dinero. Alguno de nosotros en esos zapatos, obviamente tendríamos el dinero en mente. Éste pequeño detalle nos muestra a un protagonista humano, aunque a veces puede que no estemos de acuerdo con sus posturas.

I grew up poor. Always afraid, terrified actually, of faceless bureaucrats and bill collectors who looked down on me from above and decided my worth based on my bank account, judged my right or lack of right to earn money by how much I’d started out with in the first place. I worked my ass off over the last decade to earn and save and build upon those earnings. I would never be poor, I told myself. Not again.

Sacred, naturalmente, introduce personajes nuevos. Éstos personajes también son complejos y dan color a una historia llena de giros, pistas y sorpresas.

La trama nos llevará desde las gélidas y grisáceas calles de Boston hasta un colorido y húmedo Florida.

And the humidity. Jesus. I’d gotten a whiff of it as I left the jet, and it was like a hot sponge had punched a hole in my chest and burrowed straight into my lungs.

El libro tiene una extensión de unas 396 páginas (tapa-blanda), repartidas en 3 partes, 42 capítulos y un epílogo.

Si tendría que hacer un ‘review’ de una oración diría que Sacred es mejor que “A Drink Before the War” pero “Darkness, Take My Hand” es ligeramente superior.

El próximo libro de la serie es uno que muchos conocen, ya que fue llevado a la pantalla grande hace unos años atrás. Gone Baby Gone. La película fue dirigida por Ben Affleck y los actores Casey Affleck y Michelle Monoghan personifican a Kenzie y Gennaro.

Opinión del Libro “Darkness, Take My Hand” (1996) de Dennis Lehane

21681En la introducción de la nueva colección de relatos de Stephen King, el autor mismo escribe:

Easy reading is the product of hard writing.

Pues, si me llevo de ésta pequeña oración, concluyo -y quizás acertadamente- que escribir es un trabajo bastante difícil para el señor Dennis Lehane.

Mi idea era leer la serie de Patrick Kenzie y Angela Gennaro de una manera calmada y pausada, con tiempo y libros entre ella. Hasta ahora he logrado lo mismo que se hace con las palomitas de maíz en una sala de cine: devorarlas antes de que comience la película.

Eso es “easy reading”, damas y caballeros.

Si el primer libro dejó marcados a nuestros protagonistas, éste lo multiplica.

En Darkness, Take My Hand Patrick y Angie acuerdan vigilar y proteger al hijo de una reconocida psiquiatra quien teme estar siendo asediada por la mafia irlandesa.

Cuando cuerpos mutilados empiezan a aparecer, todo indica que un asesino en serie anda suelto.
El sospechoso más probable tiene veinte años tras las rejas. Imposible estar cometiendo crímenes tras barras.

Patrick y Angela se verán mezclados en una persecución, tanto detrás del asesino como por sus vidas. Nadie estará a salvo y solo es cuestión de tiempo para que la masacre llegue a sus puertas…

Hace apenas unos días reseñé A Drink Before the War, éste lo supera con creces.

En A Drink Before the War, Lehane teje una trama que mezcla el poder político con las guerras entre gangas afroamericanas como una excusa para que Patrick medite y reflexione sobre su pasado, sus prejuicios presentes y su postura futura. Mientras que en Darkness, Take My Hand, el autor amenaza directamente a los protagonistas y los suelta a una búsqueda que puede resultar en fatalidades y daños emocionales (y físicos) permanentes.

Darkness, Take My Hand empieza con un prólogo desgarrador, Patrick narra cómo se siente después de los eventos que se leerá en el libro. Cicatrices, personajes que ya no están, nombres que desconoces y un desfile de eventos que tienen que ver -o no- con lo que se narrará. Un arranque que te pondrá al filo de la navaja, al margen de tu asiento, la espalda a la pared.

Está de más decir que Lehane ha creado a unos protagonistas multi-dimensionales, y hasta los personajes secundarios (Bubba, Phil, Devin, Oscar, Grace, Bolton y demás) resaltan sobre el papel y acaban siendo memorables de una forma u otra.

En lo personal, el único defecto del libro es que descubrí -como a la mitad- quien era el villano. Aún así, ésto no le quitó nada al producto final.

“We’re humans, so we’re messy”

Darkness, Take My Hand se merece sus cinco estrellas completitas en Goodreads, es algo que no tuve ni que detenerme a pensar.

El siguiente libro en la serie es Sacred. Lo tengo justo al lado y sí, ya he leído unas cuantas páginas. Easy reading, my friends. Easy and enjoyable reading. La colección de cuentos del tío Steve tendrá que esperar un rato más. 😛

Opinión del Libro “A Drink Before the War” (1994) de Dennis Lehane

0062049100A Drink Before the War es el tercer libro que leo de Dennis Lehane este año, después de The Drop y Coronado-, y el cuarto en total (con Mystic River abriendo el listado).

Después de decidir leer la obra completa de Lehane (13 libros en total), determiné que empezar por su primera novela (que también es la primera novela de seis cuyos protagonistas son Kenzie y Gennaro) era lo más preciso.

A Drink Before the War se publicó en el 1994 y, como ya dije, tiene como protagonistas a Patrick Kenzie y Angela Gennaro, dos investigadores privados en el área pobre de la ciudad de Dorchester, Boston.

El libro abre con Kenzie, quien se reúne con tres políticos quienes le ofrecen un trabajo sencillo: encontrar a una mujer de color que trabajaba para ellos como servicio de limpieza. Con la desaparición de la mujer desaparecieron también unos documentos, los políticos no creen que sea coincidencia.

Luego sabremos que el extravío de los documentos no fue un robo ordinario, mas un grito de justicia, un evento que desencadenará una lucha entre dos fuerzas. Una guerra.

Y, por supuesto, antes de la guerra… un trago, por favor.

“There’s a bar around the corner. Lemme buy you a drink before the war.”

Debo admitir que la premisa no es cautivadora a primera impresión, se me hace difícil pensar en alguien que quiera leer este libro tomando como base el argumento que se deja leer en la contraportada, pero me siento afortunado de tomar A Drink Before the War en mis manos y empezar la serie de Kenzie y Gennaro.

Ambos son inteligentes, hábiles para responder, con un sentido del humor marcado y con una perspectiva única. Mientras la trama avanza, tendremos pinceladas sobre el padre abusivo de Kenzie. Angela es abusada también, pero en el presente, por su esposo. Y, por supuesto, ambos se atraen con latencia, pero se respetan y mantienen esa fina pared a un margen considerable.

Así describe Kenzie a Angela en un pasaje:

“…and eyes the color of melting caramel. Eyes you’d dive into without a look back.”

Y así, después de un abrazo:

“She felt like everything good. She felt like the first warm gust of spring and Saturday afternoons when you’re ten years old and early summer evenings on the beach when the sand is cool and the waves are colored scotch. Her grip was fierce, her body full and soft, and her heart beat rapidly against my bare chest. I could smell her shampoo and feel the downy nape of her neck against my chin.”

No cabe duda de que la escritura de Dennis Lehane es de mis favoritas, por lo que me encantaría que publicase con más frecuencia. No soy un lector rápido, pero su ‘adictiva escritura’ me hizo devorar el libro en un puñado de días.

A Drink Before the War está escrito en primera persona, desde el punto de vista de Kenzie y, como dije, su sentido del humor acapara gran parte de sus diálogos y su perspectiva de las cosas es bastante interesante.

La novela toca algunos temas sensibles, tiene marcada violencia en algunas de sus escenas y es una novela, en general, oscura. De más está decir que el género es crimen negro o noir.

En pocas palabras: me encantó este libro. Es una entrada magnífica al mundo de K&G y ya tengo en las manos la siguiente novela, “Darkness, Take My Hand”, que tiene un argumento más interesante, es un poco más extenso y promete más de este intrigante dúo.

“Once that ugliness has been forced into you, it becomes part of your blood, dilutes it, race through your heart and back out again, staining everything as it goes. The ugliness never goes away, never comes out, no matter what you do. Anyone who thinks otherwise is naive. All you can hope to do is control it, to force it all into one tight ball in one tight place and keep it there, a constant weight.”