Opinión de la Película “Horrible Bosses 2” (2014)

horrible-bosses-2-546315e00e721Horrible Bosses 2 es la innecesaria secuela de Horrible BossesEstuvo dirigida por Sean Anders y contamos con gran parte del elenco de la primera entrega y unas cuantas caras nuevas.

Lógicamente regresan nuestros tres protagonistas: Jason Bateman, Jason Sudeikis y Charlie Day. Regresan además Kevin Spacey, Jennifer Aniston y Jamie Foxx. Y, entre las nuevas caras, tenemos a Chris Pine, Christoph Waltz y Jonathan Banks.

En esta entrega, los tres protagonistas deciden abrir su propio negocio, pues están cansados de trabajar para sus despiadados jefes. Las cosas no salen tan bien ya que su inversionista les juega una mala pasada. Decidirán luego cometer un secuestro (al hijo adulto del inversionista), para así recuperar la inversión y poder continuar con el negocio.

A pesar de los grandes nombres en el elenco y de una premisa atractiva, vuelvo a repetir que Horrible Bosses 2 es una innecesaria secuela.

Contó con 42 millones de dólares de presupuesto para su realización y fue filmada en su totalidad en la ciudad de Los Ángeles, California.

Tiene una duración aproximada de 108 minutos y en su soundtrack cuenta con artistas tales como Katy Perry, Jason Derulo, Macklemore & Ryan Lewis, Pitbull y más.

No voy a mentir, Horrible Bosses 2 tiene sus momentos cómicos, tiene escenas que hacen homenaje a la primera entrega y cuenta con protagonistas que resultan muy buenos a la hora de improvisar y un reparto que suma cinco Premios de la Academia. Los actores han colaborado entre ellos en muchas otras películas, por lo que la química en el set es palpable y añade vibras positivas al resultado final.

Me hubiese gustado que toda esa energía y esfuerzo lo hubiesen dedicado a otro proyecto similar y no ponerle un número a otra película que podía brillar por sí misma.

That’s My Boy

Conozco personas que se atreven a mencionar a Adam Sandler en su listado de actores favoritos. Lo respeto, pero no lo entiendo.

En esta entrada les hablaré sobre su aporte al 2012 con su película That’s My Boy.

Sean Anders dirige y David Caspe fue el guionista de esta comedia regular y repleta de clichés.

Donny irá a la cárcel si no consigue unos 40,000 dólares en un fin de semana feriado. La única manera de conseguir ese dinero es reuniendo a su hijo con su madre que está en la cárcel, así un productor de televisión puede captar la interesante historia. Sucede que el hijo de Donny es el producto de una relación entre un niño que apenas acababa la primaria y una profesora. La profesora es sentenciada a 30 años de prisión por el acto y Donny debe hacerse cargo de la cría. Cuando el niño cumple la mayoría de edad, decide marcharse lejos de su padre y, en esa debilitada relación, el padre debe de adentrarse en la vida de su hijo y convencerlo de visitar a su madre… Pero, como es de esperarse, nada sale tan fácil como se supone que saldría.

Contamos con una actuación inmadura, grosera y algo estúpida y acartonada de Adam Sandler, con un elenco consistente en carismáticos personajes interpretados por Andy Sandberg, Leighton Meester, Vainilla Ice, James Caan, Milo Ventimiglia, Ciara, Will Forte y otros.

Es una película bastante regular, hace reír aunque se siente bastante larga (116 minutos), algunas escenas están de más y, debo advertir, tiene una temática bastante cargada de chistes rojos, alcohol, sexo, drogas y palabras obscenas.

La actuación es superficial pero, al menos, la música es aceptable.

Puedo decir que mi escena favorita es cuando el grupo de personas está jugando en el Fenway Park personal y construido para la casa en la que se desarrolla parte de la trama.

En conclusión, That’s My Boy no es una película para todo el mundo, está cargada de contenido clasificado R y la trama, aunque tiene su moraleja y su ‘lección de vida’, no es tan profunda como muchos pudieran esperar.

Una película para reír un poco y pasar un rato entre amigos.