Premium Rush

imagesAmbientada en la ciudad de Manhattan, Nueva York, tenemos a un ciclista mensajero haciendo su trabajo como en cualquier día normal, tratando de entregar sus paquetes a tiempo, comunicándose con sus compañeros cuando tiene la oportunidad y tratando de tomar las mejores rutas para llegar a sus destinos.

Una tarde, el mensajero recoge un sobre y esto despierta el interés en un hombre que está determinado a interceptar el paquete aunque eso signifique que tenga que seguir al ciclista por toda la ciudad.

Dirigida por David Koepp (“Secret Window”, “Ghost Town”), Premium Rush es una película de pura adrenalina y puros pedales.

Está protagonizada por Joseph Gordon-Levitt y antagonizada por Michael Shannon, entre los actores de reparto tenemos a Dania Ramírez (orgullo dominicano), Jamie Chung, Aasif Mandvi y Wolé Parks. Aparentemente, todo un cóctel de nacionalidades.

Premium Rush es una película aceptable, muy al estilo ochentero pero con detalles que nos indica que fue filmada en tiempos modernos. Básicamente toda la película versa en: “sujeto bueno en bicicleta es perseguido por sujeto malo en vehículo”. No es una película que depende mucho de la actuación, la historia tampoco es complicada. Simplemente mucha velocidad, buena música y pura adrenalina.

Es de corta duración y bastante entretenida sin ser muy confusa (puedes dejar el cerebro en la puerta).

Excelente para disfrutar en grupos.

The Hangover Part II

Una de las comedias más esperadas por el público en general, después de una exitosa primera entrega. Dicen que la segunda parte siempre es la peor. Veamos qué pienso yo.

Los chicos están de vuelta, un poco más centrados esta vez, más maduros al principio de la película y cada uno llevando su vida como debe de ser, bueno, menos Alan, por supuesto.

Transcurren dos años en la trama después de su aventura en Las Vegas, y ahora es Stu quien se casará por segunda vez, esta vez con una bella joven tailandesa (interpretada por Jamie Chung, “Sucker Punch“) y es a su lugar de nacimiento donde se trasladarán todos para asistir a la boda, nada más y nada menos que Tailandia. Los muchachos quieren hacerle una despedida de solteros a Stu, y él, muy reservado, se niega a cualquier actividad extracurricular. La noche antes, los hombres encienden una fogata y, sin darse cuenta, caen rendidos y, al despertar, están muy lejos del hotel donde se hospedaban, descubren que el hermano de la novia andaba con ellos y ahora está desaparecido y una cara familiar está junto a ellos, además de un mono capuchin.

Todo se vuelve a repetir…

La vi con mis hermanos, y la verdad es que nos reímos como locos y ahí la película lo hace grande. Pero en cuestión de trama es un poco de lo mismo que ya vimos en la entrega anterior, es como un serial donde se presentan diferentes problemáticas, resuelven una y aparece otra -o se vuelve más complicada- y al rato eso se vuelve aburrido y no podemos evitar el ver qué tiempo le resta a la película para su resolución general.

En esta entrega hay escenas más subidas de tono que en la anterior, acostumbrados senos al aire y referencias sexuales y homosexuales por doquier, el lenguaje es obsceno y también una prolongada escena donde veremos travestis totalmente desnudos (senos + penes) a mi parecer, muy asqueroso. Y, por supuesto, mientras pasan los créditos tendremos el recuento de todo lo que pasó durante el “blackout” de los protagonistas, fotos con algo de gore y, claro, sexualidad.

Cabe destacar que lo más gracioso es el mono y todo lo que hace Alan en las escenas cuando él está en el fondo: su rostro, sus expresiones, miradas y actos.
Los demás actores hacen papeles pasables y bastante graciosos, aunque no se puede comparar a Bradley Cooper en “Limitless” con su actuación acá.

En conclusión, una película que nos sacará carcajadas aunque muchas escenas son fuertes y los diálogos suelen ser picantes, la trama no es nada del otro mundo y la actuación es pasable; la fotografía está muy bien lograda, nos muestra un poco de Bangkok, Tailandia; el mono es súper gracioso y esperemos una que otra sorpresita y caras conocidas.

Hangover lo ha vuelto a hacer; pero, en general, no sobrepasa a su primogénita. Supuestamente, habrá una 3ra parte para el 2013. Creo que debieron quedarse con un éxito y no más.

La puntúo con un 6.5/10

Sucker Punch

Tenía entendido por Sucker Punch que era una película sobre un grupo de mujeres en un mundo de fantasía luchando contra algo o por algo en específico. No estuve muy desviado de la realidad, a lo mejor vi un trailer por ahí algo distraído, o quizás esto era lo que el trailer quería mostrar.

Sucker Punch (se puede traducir coloquialmente a “dar -o recibir- un golpe inesperado”) es un poco más profundo de ahí, un poco más profundo de lo que recordaba o quería el trailer mostrarnos. Trata sobre una jovencita que luego de ver a su madre morir y quedarse sola con un padrastro abusivo queda traumada y, en un ataque de violencia -para protegerse a ella misma y a su hermana pequeña- amenaza y dispara a su padrastro, el disparo fue a parar al cuerpo de la hermanita y esto pareció afectarle en gran manera. Todo lo narrado pasa rápidamente en unos 10 minutos introductorios, con una excelente versión de la canción “Sweet Dreams“, esta vez interpretada de fondo por la misma actriz protagonista.

Bueno, ya pueden imaginarse cómo queda la joven, su padrastro la lleva a un centro psiquiátrico -que parece más el castillo de algún familiar de Drácula-. En este centro parece no haber más que jóvenes atractivas y el proceso de adaptación de la joven parece ser lento y, de repente, nos vemos en una confusa sucesión de escenas de Ciencia-Ficción, algo como Inception: un sueño dentro de otro sueño.

Son estas escenas en las que se apostaría el dinero del film. Zack Snyder es el director de Sucker Punch, conocido por 300 y Watchmen. Las escenas sacan completamente de foco lo que habíamos estado viendo al principio y nos transporta a un mundo digno de videojuegos y/o Anime. Sucede que Baby Doll, apodo de la protagonista, traza un plan maestro para escapar del centro psiquiátrico junto a 4 jóvenes más que conoció en su corta estadía. Para escapar necesita 5 cosas: mapa, fuego, cuchillo, llave y la quinta es un misterio. Cada objeto es un viaje, una aventura a su mundo surreal.

Figuras colosas armadas pesadamente me recuerdan a un juego llamado Demon’s Souls, un dragón que parece haber sido sacado del juego Dragon Age, enemigos oscuros con los ojos encendidos en rojo, parecidos a los de Killzone y muchas sorpresas/coincidencias más.

Los gráficos son muy buenos y las escenas de peleas aún mejor. Me podría quejar por el atuendo de las mujeres, pero supongo que el director apuntaba a una audiencia juvenil y quería darle un estilo Anime a su producto. Esto entraría en contradicción con la trama de la película ya que quisieron hacerla más inteligente de la cuenta y llega a confundir y a fijarnos en algunas cosas absurdas.

La película parecía haber estado hecha para 3d, y en un principio fue así y cancelaron más tarde esos planes. De verdad recalco los gráficos de la película y, aunque no muchos estén de acuerdo, me gustó el uso que le dieron a los colores.

Otra queja, los nombres de los personajes: Baby Doll, Rocket, Sweet Pea, Amber y Blondie… Sobre todo Blondie que, en un grupo donde 3 son rubias, ella tiene ese nombre -y el cabello negro-. Hablando de esto, la actuación fue decente, nada del otro mundo: Emily Browning se está acostumbrando a este tipo de roles oscuros y sombríos; y ninguna alta (pero tampoco baja) en el reparto: Vanessa Hudgens, Jena Malone, Abbie Cornish y Jamie Chung. Entre los adultos sobresalieron Carla Gugino y Oscar Isaac.

Luego de investigar un poco creo llegar a la conclusión de que los productores se ahorraron mucho dinero ya que el elenco que pensaban utilizar tenía nombres como Amanda Seyfried o Mia Wasikowska para Baby Doll, Emma Stone o Freida Pinto como Amber, Angelina Jolie como la Dra. Gorski, Evan Rachel Wood como Rocket y más.

En conclusión, creo que la finalidad del director con esta película era atraer a un público más joven que en sus entregas anteriores, pero con detalles que puedan interesar a los adultos también. Snyder falla en querer elaborar tanto la trama haciéndola confusa y aburrida por momentos. La película no es mala, pero si la comparamos con 300 y Watchmen, Sucker Punch está muy por debajo.