Kill Your Darlings

vPJ2dzGlfyj1fOOhU5jMTQvCiM5Conscientemente he dejado una sola película por mitad (pues suelo acabar todo lo que empiezo), esa película fue “The Killer Inside Me”, pues me pareció una película incómoda de ver, además de poco interesante y con unos temas cuestionables (al menos para mi).

Anoche estuve viendo “Kill Your Darlings” y también la dejé antes de que acabara (aunque aún no estoy seguro que la deje así).
Naturalmente, éste no será mi típico review/opinión.

Kill Your Darlings promete mucho; una historia basada en hechos reales acontecidos por la década del 1940, un grupo de poetas (Allen Ginsberg, Jack Kerouac y William Burroughs), un elenco interesante y el toque de cine independiente que tanto disfruto.

Todo quedó en eso: prometía mucho.
Es una película incómoda de ver, una historia que -además de lenta- no acababa de aterrizar y escenas entre homosexuales un poco subidas de tono. Y ojo, no tengo problema alguno con la homosexualidad, pero tampoco eso quiere decir que tengo el estómago para ver escenas de esa índole.

Entre los actores tenemos a Daniel Radcliffe (mejor conocido como Harry Potter), Michael C. Hall (mejor conocido como Dexter), David Cross (mejor conocido como Tobias de la serie Arrested Development), Jennifer Jason Leigh (cuyos papeles últimamente son de ‘mamá con algún tipo de problema). También están Dane DeHann, Jack Huston, Ben Forster y Elizabeth Olsen (hermana menor de las gemelas Olsen).

Kill Your Darlings estuvo dirigida por John Krokidas (quien escribió el guión junto a Austin Bunn). Cabe destacar que es el primer intento de largometraje por parte de Krokidas.

Este film no es para todo el mundo, definitivamente no fue de mi agrado por lo que no la recomendaría a nadie. Aún así, podrían intentarlo y contarme sus conclusiones, tendrían más base porque yo ni siquiera la terminé de ver. Si lo hago, haré una revisión a este post y añadiré uno o dos párrafos más.

Es todo por el momento.
¡Gracias por leerme!

Harry Potter & The Deathly Hallows: Parte II

El último capítulo cinematográfico nos lleva de regreso a las aventuras (o peligros inminentes) de nuestros héroes magos, ya adultos. El trío continúa su búsqueda para la destrucción de los horcruxes, pedazos del alma de Voldemort, quién se vería acabado a la hora de estar cada horcrux totalmente destruido. Así mismo, las Reliquias de la Muerte hacen su aparición y, por su parte, Voldemort se percata de la misión de los jóvenes… Todo esto anticipando la mayor batalla de la saga.

Personalmente, considero que fue una adaptación brillante para dar fin a la larga serie con la que caminamos de la mano por casi una década. Todo efecto de sonido y visual en esta película fue espectacular: la música, la ambientación, la iluminación y -aunque no la disfruté en 3D- fuentes confiables me dicen que valió la pena. Hubo música cuando debía, así como desgarradores silencios cuando era preciso. Todo justo en el clavo. Las actuaciones de Helena Bonham Carter, Ralph Fiennes, Alan Rickman y Maggie Smith, por mencionar las que más me gustaron durante la saga. Entre los más jóvenes, Evanna Lynch y Matthew Lewis, quienes interpretaron a Luna y Neville, respectivamente, me convencieron. Los protagonistas no estuvieron tan mal, han ido aprendiendo al pasar los años.

Pero claro, todas estas críticas positivas las hago pensando únicamente en la película. A la hora de compararla con el libro, sufrí una decepción algo palpable. El último libro está lleno de personalidad y encanto, quisieron empaparla de acción y al director parece que se le olvidó que ya no habrá más Harry Potter. Algunas muertes fueron meros insultos a la vida de esos personajes durante sus participaciones en las entregas anteriores. Mis espectativas eran altas ya que la fidelidad de la primera parte era en un porcentaje demasiado elevado, y esto esperaba para esta entrega. De igual manera, algunas escenas fueron apresuradas, algunas historias de fondo omitidas, poco diálogo entre personajes fuera de Harry Potter, (demasiado de Daniel Radcliffe). La escena final… ¿qué decir sin estropear nada? Pues bien, olvídenlo, son pocos quienes leyeron los libros y realmente, como película por si sola, es bastante buena.

Creo que abarqué demasiado en la primera entrada, y es poco lo que resta por decir, salvo que es una recomendación por excelencia. Por supuesto, los lectores de la serie crecieron a medida que pasaron los años, así que estamos viendo una trama más madura y pulida.

Es una pena que ya esta serie terminara, una de las mejores en años, aunque claro, más larga de lo que estamos acostumbrados. Pero bien, ya el pasado es pasado, y si me ponen a elegir, por supuesto que elijo el libro…

Adiós, Harry Potter… Creo que para todos fue un placer conocerte, tanto en papel como en pantalla. 🙂

Harry Potter & The Deathly Hallows: Parte I

Desde el 2001 Harry Potter ha estado en nuestras pantallas, pasando de cines, a dvd’s a cables de TV, pero no olvidemos los libros. J.K. Rowling, quién creo la serie de los 7 libros, concebió la idea general de lo que luego se convertiría en Harry Potter durante un viaje en tren en el 1990. 7 años más tarde, se publicó el primer libro, y desde entonces, millones de libras esterlinas han llovido sobre esta mujer y horas de entretenimientos han pasado por nuestros dedos (a quienes leímos los libros) y por nuestros ojos (para quienes vimos la película).

Cabe aclarar, que son siete la cantidad de libros, y son 8 las películas, ya que decidieron dividir en 2 el último libro para mantener la fidelidad del papel, algo que creo lograron muy bien.

El mismo día que fui al cine a ver la Parte II de Harry Potter & The Deathly Hallows decidí volver a ver esta entrega, no más que para refrescar mi memoria y dividir mentalmente las películas del libro. No recordaba exactamente donde había terminado esta ni los detalles precisos.

En esta entrega recordamos que el poder de Voldemort está creciendo, ya tiene el control del ministerio de magia y de Hogwarts. Ya estando Dumbledore muerto, Harry, Ron y Hermione deciden continuar su encomienda buscando los restantes horcruxes para vencer al-que-no-debe-ser-nombrado. Durante esta travesía el trío conoce sobre los 3 objetos más poderosos de todo el mundo mágico: Las Reliquias de la Muerte.

Pensar que todo lo que comenzó con alegría y esperanzas, se ha vuelto oscuro y peligroso, cada vez menos aliados cerca y más enemigos. El director supo como crear el ambiente del libro, además de las escenas de acción y de suspenso. Aunque, el verdadero peso en la trama de esta película es la relación entre los tres personajes. Para este film, la actuación del trío es mejor que en las demás entregas, destacándose, en mi opinión, Rupert Grint, quien hace de Ron.

Para personas impacientes, el ambiente de desolación y pérdida, la casi-nula presencia de Hogwarts y sus encantos puede resultar tediosa para algunos, pero el director nos recompensa mostrando una evolución de los personajes y las distintas situaciones a un nivel que no se había visto en las demás entregas.

Pareciera, en un principio, cosas de marketing, pero creí magistral la idea de separar las películas para hacerlas más fieles al libro, aunque, por supuesto, esto no es del todo cierto, aún así, el director tiene la libertad de no presionar las escenas y dejarlas fluir para que podamos sentirnos dentro de la piel de los protagonistas, sentir lo que ellos sienten en determinado momento, sea frustración, incertidumbre, celos, etc.

Quizás la película no dependió tanto de los efectos visuales, lo cual elevó un poco los roles de actuación de cada integrante. También tenemos usuales toques de humor, personajes conocidos que hacen su regreso y, claro, algunos que parten en escenas muy emotivas.

En la próxima entrada seguiré abundando con la próxima parte de la película, que salió hace poco y tuve la dicha de disfrutar. Solo puedo decir que esta primera parte demuestra que se está preparando para algo grande, y claro, eso lo apreciamos en la última película.