American Horror Story: Asylum

asylum__american_horror_story__by_florentw08-d5cm9yfVuelvo a explicar con las mismas palabras lo que expresé cuando les comentaba sobre la 1ra temporada: American Horror Story no es la típica serie cuyos eventos trascienden a otra temporada y, quizás, a otra y luego a otra. No. American Horror Story es, más bien, una antología (para llamarla de algún modo) donde las temporadas no tienen enlaces y se cuentan diferentes historias en cada una de ellas recopilando varias de las leyendas urbanas americanas.

En esta ocasión les hablaré sobre la segunda temporada que llevó como nombre American Horror Story: Asylum.

‘Bienvenidos a Briarcliff’ cita el primer episodio de esta temporada; Briarcliff no es más que un asilo para enfermos mentales a cargo de la Iglesia Católica. Antes de ser un asilo era un hospital especializado en tuberculosis y ahora es prácticamente un infierno del cual es bastante difícil salir.

Lana Winters se dará cuenta de ello casi de inmediato; una reportera bastante ambiciosa que anda recopilando información sobre el asilo y algunos de sus pacientes, entre ellos Kit Walker, un joven que presuntamente se hace pasar por un asesino en serie llamado ‘Bloody Face’, que asesinó a su esposa y es condenado a ser encerrado en Briarcliff.

En Briarcliff nadie es normal y muchos tienen secretos tenebrosos y pasados que no merecen ser mencionados.

American Horror Story: Asylum es una muy buena temporada, donde no hay miedo para mostrar el horror tal y como es, donde hay elementos de ciencia ficción y terror puro, donde la música es muy buena y la actuación mejor aún. Cuenta con un vasto elenco de actores tanto nuevos como que regresan de la primera historia.

Entre los nuevos tenemos a Lizzie Brocheré, Joseph Fiennes, James Cromwell, Naomi Grossman, Clea Duvall, Chloe Sevigny, Britne Oldford, Fredric Lehne, Adam Levine y Franka Potente, para mencionar a algunos.

Entre los que regresan desde la primera instalación (con roles diferentes, por supuesto) tenemos a Evan Peters, Jessica Lange, Lily Rabe, Sarah Paulson, Zachary Quinto, Frances Conroy y Dylan McDermott.

Personalmente, puedo confesar que me gustó más la primera temporada. Fue más dirigida y más sencilla. Esta temporada tiene muchos personajes y tramas que se cruzan, la sentí un poco cargada para ser de apenas 13 capítulos.

En fin, estoy muy emocionado con la 3ra temporada que ya se avecina, se llamara “American Horror Story: Coven” y también contará con actuaciones de nuevos y veteranos dentro de esta antología.

Argo

Argo-INTL-MAIN-QUAD-1Hubo un tiempo en el que existían los rumores de que Ben Affleck dirigiría una adaptación del libro “The Stand” de Stephen King, un mastodonte de más de mil páginas que ya he leído dos veces y creo es mi favorito.

Ante esta idea lo primero que pensé fue: “Meh, ¿porqué Ben Affleck, con tantos directores buenos hoy en día? (Si por mi fuera, Frank Darabont dirigiera TODAS las próximas instalaciones de lo que tenga que ver con King, pero bueno).

Al finalizar Argo, me percaté de que Affleck ya ha bateado de 3-3 (“Gone Baby Gone”, “The Town” y ahora “Argo”). Con esto quiero decir que, aunque actualmente no conozco el estado de producción (si es que existe) de “The Stand” ya podría confiar en que este señor puede hacer un buen trabajo, excelente quizás.

Entrando en materia, Argo es una película basada en hechos acontecidos en la vida real y una adaptación del libro de Tony Méndez titulado “The Master of Disguise”publicado en noviembre del 2000.

Tony Méndez (interpretado en la película por Ben Affleck) es un agente de la CIA, especialista en extracciones que tiene una misión casi-imposible.

Sucede que en el 1979 Irán está en plena revolución y un grupo de americanos que se encontraban allí fueron tomados rehenes. Seis de ellos pudieron escapar y luego encontraron refugio en la residencia oficial del embajador de Canadá.

Pasan semanas y el ejército de Irán está cada vez más cerca de encontrarlos. Es cuando, en la CIA, Tony Méndez ingenia un plan: inventar una película falsa, simular que será filmada en Irán y sacar a los seis como parte del equipo de producción de la película.

Y sí, todo esto pasó en la vida real… Aunque claro, tiene sus ajustes y algunos detalles incoherentes, pero eso es parte de lo que se debe hacer en los estudios de Hollywood: crear un producto digerible para el público, con algunos toques por ahí y otros por allá.

Dejando todo eso a un lado, me atrevo a decir que Argo es excelente, una obra maestra… Sus 7 nominaciones al Óscar lo dan por sentado con suma facilidad, así como todos los premios que ha venido arrasando ganando en las últimas semanas.

Definir un género específico sería muy difícil; Argo se compone de elementos dramáticos, políticos y un toque de humor, pero podría decir que es un thriller.

Es una película muy tensa, recomendaría guantes para evitar así que se coman las uñas, también recomendaría sentarse en el suelo para que no se caigan del sillón mientras se encuentren al borde del mismo.
Los elementos que cargan las escenas tensas están magistralmente logrados, de tal manera que incluso hay escenas que no tienen nada de la típica música de cuerdas y, aún así, sentimos que estamos mejor con ambas manos en la boca y los ojos muy abiertos, sin dejar de mover las piernas casi frenéticamente.

Las actuaciones son excelentísimas, especialmente las del reparto, ya que el personaje de Affleck no cargaba ese peso que demanda dar más de lo acostumbrado. (Tampoco estoy diciendo que lo hizo mal. Para nada).

Menciones especiales para Alan Arkin, Bryan Cranston, John Goodman y Victor Garber.

Considero que hasta los actores extranjeros y barbudos hicieron muy buen trabajo y dieron ese toque de credibilidad al producto final.

Algo interesante -y NO es spoiler-: durante los créditos de cierre podremos ver los pasaportes de las verdaderas personas involucradas en el suceso del ’79-’80 y, al lado, fotografías de los actores que los interpretan. El parentesco entre ellos es casi escalofriante.

Y, es cierto, la película es bastante predecible, muchos incluso conocerán bien la historia. Y sí, quizás no hay mucho -o ningún- trasfondo de algunos de los personajes como para sentirnos identificados con ellos, pero es una película con un buen ritmo, tiene elementos que la podrían convertir fácilmente en un clásico y… tendré que revisar mi lista (y también me faltan algunas nominadas al Óscar de este año) pero creo que, so far, es la mejor película que he visto del 2012.