That’s My Boy

Conozco personas que se atreven a mencionar a Adam Sandler en su listado de actores favoritos. Lo respeto, pero no lo entiendo.

En esta entrada les hablaré sobre su aporte al 2012 con su película That’s My Boy.

Sean Anders dirige y David Caspe fue el guionista de esta comedia regular y repleta de clichés.

Donny irá a la cárcel si no consigue unos 40,000 dólares en un fin de semana feriado. La única manera de conseguir ese dinero es reuniendo a su hijo con su madre que está en la cárcel, así un productor de televisión puede captar la interesante historia. Sucede que el hijo de Donny es el producto de una relación entre un niño que apenas acababa la primaria y una profesora. La profesora es sentenciada a 30 años de prisión por el acto y Donny debe hacerse cargo de la cría. Cuando el niño cumple la mayoría de edad, decide marcharse lejos de su padre y, en esa debilitada relación, el padre debe de adentrarse en la vida de su hijo y convencerlo de visitar a su madre… Pero, como es de esperarse, nada sale tan fácil como se supone que saldría.

Contamos con una actuación inmadura, grosera y algo estúpida y acartonada de Adam Sandler, con un elenco consistente en carismáticos personajes interpretados por Andy Sandberg, Leighton Meester, Vainilla Ice, James Caan, Milo Ventimiglia, Ciara, Will Forte y otros.

Es una película bastante regular, hace reír aunque se siente bastante larga (116 minutos), algunas escenas están de más y, debo advertir, tiene una temática bastante cargada de chistes rojos, alcohol, sexo, drogas y palabras obscenas.

La actuación es superficial pero, al menos, la música es aceptable.

Puedo decir que mi escena favorita es cuando el grupo de personas está jugando en el Fenway Park personal y construido para la casa en la que se desarrolla parte de la trama.

En conclusión, That’s My Boy no es una película para todo el mundo, está cargada de contenido clasificado R y la trama, aunque tiene su moraleja y su ‘lección de vida’, no es tan profunda como muchos pudieran esperar.

Una película para reír un poco y pasar un rato entre amigos.

Anger Management

Como en la vida hay de todo, también hay películas que pasan muchas veces por televisión y alcanzas a verla completa pero en siete distintos días y por pedazos; algo así como el primer día ves el final, otro día un poco de la mitad, otro día el principio… bueno, ya tienen una idea. Luego llega el día donde puedes verla sin interrupciones, desde el comienzo y, cuando acaba la película, lo primero que piensas es “Rayos, ya la había visto completa”… Anger Management, vivo ejemplo de esto.

Esta sencilla película fue lanzada en el 2003, dirigida por Peter Segal y protagonizada por Adam Sandler y Jack Nicholson.

Trata sobre un hombre tímido y reservado que es injustamente sentenciado a diversas horas de terapia de control de ira con un hombre que aparenta estar aún más loco y con mayores problemas que él.

Es una comedia que logra su cometido gracias al personaje de Jack Nicholson (uno de mis viejos actores favoritos y cuyo rostro me hace reír de tan solo verlo). Adam Sandler, en mi opinión, hace el mismo papel al que siempre ha estado acostumbrado y Marisa Tomei se pasó la película entera mordiéndose el labio inferior (parece que se le olvidó que en ese entonces tenía 39 años y eso luce muy poco a esa edad).

Una película despreocupada que puede relajarte por poco más de una hora, Nicholson asegura carcajadas, Sandler no tanto.

Spanglish

Una mujer y su hija emigran de México hacia Estados Unidos en búsqueda de una mejor vida. Flor Moreno y su hija Cristina se hospedan en casa de una prima y luego Flor consigue trabajo en una casa donde el hombre es un prestigioso chef y la mujer es una prestigiosa insegura.

El reparto es bastante equilibrado donde Paz Vega y Shelbie Bruce son las protagonistas, seguido por el carismático Adam Sandler y la versátil Téa Leoni.

Más que una comedia, más bien es un drama que nos retrata la relación de madre e hija y su evolución durante los cambios ambientales y sociales, hasta económico.

El trabajo de Paz Vega me pareció formidable, aunque su acento español a veces quedaba muy marcado cuando ella se expresaba en acento mejicano, Adam Sandler hizo lo esperado y el personaje de Téa Leoni requería más fuerza al inicio de su presentación, luego fue perdiendo fuerzas hasta recuperarse casi al final. Las niñas Shelbie Bruce y Sarah Steele me sorprendieron, y me sorprende aún más que su desempeño en Hollywood no sea más elevado.

Es una comedia/drama bien escrita, muy buenos diálogos (conversaciones impactantes a veces), nos enseña algo sobre la responsabilidad, las diferencias culturales, sobre relaciones entre padres e hijos, entre parejas y quizás algunas cuantas cosas más.

Funny People

Adam Sandler, Seth Rogen, Leslie Mann, Eric Bana y Jonah Hill protagonizan esta larga comedia titulada Funny People, dirigida por el conocido Judd Apatow.

George (Adam Sandler) es un exitoso comediante, a quien diagnostican con un tipo incurable de leucemia, y le dan alrededor de un año de vida. Por otro lado, Ira (Seth Rogen) es un joven que trabaja en un restaurante que lucha por llegar a ser un buen comediante y encontrar el amor. Una noche, ambos participan en el mismo escenario y George contrata a Ira como su asistente personal, dando inicios a la locura y la aventura que juntos experimentarán.

La película es sumamente larga para ser una comedia de este tipo, puede llegar a aburrir. Tiene sus partes chistosas y puede hacerte reír por ratos, pero no lo suficiente para resistir más de dos horas con grata alegría. Los chistes y los tópicos son muy crudos y con demasiadas vulgaridades y referencias sexuales y anatómicas que llegan a cansar. La condición del personaje de Sandler llega a deprimir y a restarnos motivación.

La trama avanza arrastrándonos a lugares y a diversas situaciones como si fuera un libro de cuentos, se resuelve algo y de repente estamos buscando la manera de salir de otro evento, todo esto por más de dos horas donde nuevamente gira la historia hasta que acaba dejándonos con un sabor algo amargo.

En vez de una comedia, la definiría como un drama oscuro con líneas de chistes rojos. Algo que supongo que no atraería mucho público a animarse a verla.

Sandler y Rogen, ambos conocidos por sus comedias, al igual que el director Judd Apatow, hacen muy bien su trabajo aunque el producto final no era el que se esperaba después de tan masiva publicidad.

Sin mucho más que decir, Funny People, que traducido sería Gente Chistosa, me atrevería a concluír negando este adendo.