Battle Royale

Creo que esta ha sido la primera película japonesa que he visto y, la verdad, no ha estado tan mal. ¿Cómo supe de ella? Pues con todas las fuentes que aseguraban que The Hunger Games estaba inspirada en Battle Royale, decidí echarle un vistazo y juzgar por mi mismo.

Como dije en el post anterior, Suzanne Collins negó el conocimiento de esta película (o el libro del cual fue adaptado) antes de ella entregar sus textos. No se pueden negar las similitudes, pero no creo que sea un plagio per se.

Veamos:

Battle Royale nos presenta a un grupo de estudiantes -42 en total- quienes son abandonados en una isla desierta y tienen tres días para que todos mueran y solo uno podrá salir con vida. A cada estudiante se le da una mochila con provisiones y armas al azar, algunas tan inútiles como la tapa de una olla hasta armas de fuego y rastreadores. La idea general es -con algunas reglas mínimas- matarse entre todos hasta que solo quede uno; ese podrá salir de la isla e irse a casa. Cada estudiante tiene un dispositivo en el cuello que determina su ubicación y, si pasan los tres días y quedan más de un superviviente, éste dispositivo estallará y acabará a todos los que quedan vivos.

Battle Royale se enfoca en algunos de los estudiantes y cómo éstos intentan mantenerse con vida, algunos se vuelven psicópatas, otros tratan de abstenerse de la violencia, otros son más débiles y optan por la vía más fácil. Cada hora transcurre, la tasa de muertos asciende y los héroes de la película buscan una manera de evitar su inminente fin.

Como pueden ver, sí hay grandes similitudes entre ambas historias, aún así, las considero muy diferentes. Battle Royale se enfoca más en hacer honor a la premisa, mas que crear una historia sólida y creíble; The Hunger Games tiene un poco de todo (salvo las cubetas de sangre, por supuesto). En ésto Battle Royale no decepciona; muchas heridas de balas, explosiones, amputaciones… de todo un poco, realmente. ¿Plausible? No mucho, pues es difícil creer en adolescentes que reciben un disparo, caen y se levantan, reciben otro y vuelven a repetir lo anterior, hasta que tienen tantos agujeros en el cuerpo que hasta la sangre duda de por dónde salir. Pero bien, eso es lo que muchos piden y eso es lo que los directores les ofrecen.

La película corre por poco más de dos horas; al principio los minutos transcurren muy deprisa con todas las muertes y demás pero, a medida que quedan menos estudiantes, la película se va volviendo un poco lenta, aunque siempre interesante. Admito que el final deja mucho qué desear y les informo que tres años más tarde hicieron una secuela que, como era de esperar, no alcanzó ni a los tobillos de ésta… Igual pienso verla algún día.

Battle Royale es un punto alto en el cine japonés; ésto es algo que no lo digo yo, les recuerdo que ésta es la única película de Japón que he visto. Se las recomiendo si no tienen problemas con asesinatos, mucha sangre y adolescentes muriendo en casi todas las formas posibles.

Scary Movie

 

Algunas películas tienen su género (y sub-géneros claros), unas están hechas para entretener, otras poseen fórmulas para hacer llorar hasta a los más fuertes, otras cuantas saben hacerte sentir asqueado, muchas te hacen reír -incluso a carcajadas-, en fin, la mayoría de las películas tienen su razón de ser.

Scary Movie es una película (convertida en una franquicia) que no define el para qué fue hecha, claro que entretiene, también hace reír, también te puede hacer sentir asqueado, pero bien, no define un género y esto seguro que a los productores les tenía sin cuidado para ese entonces.

Estamos hablando de una película ya de 12 años, se lanzó en el 2000 como una parodia a algunas películas de terror tales como “I Know What You Did Last Summer” y “Scream”, principalmente. Entre otras parodias se pueden mencionar a “The Blair Witch Project”, “The Sixth Sense”, “Titanic”, “The Matrix” y más.

Anna Faris (un poco diferente físicamente en ese entonces) interpreta el papel principal junto a los hermanos Wayans (Marlon y Shawn). Su hermano Keenan Ivory Wayans se encargó de dirigir la comedia.

Básicamente trata de un grupo de jóvenes que atropellan a un señor, estos se deshacen del cuerpo y prometen mantener el secreto. El verano siguiente, un asesino empieza a acabar con los jóvenes uno a uno.

Una película corta, donde no se debe tomar para nada en serio, ni las actuaciones, ni los efectos, mucho menos el guión.
No es un film para todo el mundo, hay sangre, desnudez, vocabulario y temas adultos y, a pesar de que entretiene y puede hacerte soltar unas cuantas carcajadas, no es un tipo de película que agradaría a todo público.

The Skulls

Luke McNamara es un determinado joven del pequeño pueblo de New Haven que, con sus proezas, alcanza la entrada al prestigioso colegio de Ivy League. Una vez allí, es puesto a prueba e invitado a formar parte de una élite sociedad secreta conocida como “The Skulls” (Los Cráneos). Entusiasmado, salta a la oportunidad, buscando el chance de poder ingresar a sus costosos estudios en leyes. En un principio, se ve seducido por la Sociedad hasta que su compañero de habitación, que era periodista, se suicida bajo extrañas circunstancias. Luego de profundizar en lo que es la Sociedad, Luke se ve envuelto en una telaraña que la que debe escapar, arriesgando su vida, para luego enfrentar a Los Cráneos y vencerlos en su propio juego.

Una trama de conspiración que ya conocemos y que es poco original. El film está dirigido por Rob Cohen (quién luego pasaría a filmar buenas películas como la primera entrega de Rápido y Furioso, XXX, Stealth y The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor) y protagonizado por Joshua Jackson (quien luego trabajaría en la exitosa serie de televisión, Fringe) y Paul Walker (quién encarnaría a un personaje en la saga de la mencionada Rápido y Furioso). El trabajo de los actores principales es aceptable, aún jóvenes y sin mucha experiencia, por lo que flaquean y demuestran a veces su inseguridad con el guión. El reparto hace un trabajo aceptable y permite que la película mantenga cierto grado de credibilidad.

Es una película un poco vieja, tiene elementos interesantes como unos otros que llegan a aburrir. El guión está bien presentado, el producto bien ejecutado. Entretiene, pero le faltó algo, ese elemento que nos deja pensando en el film y dando vuelta a teorías una vez concluida; las actuaciones son buenas pero poco memorables, el ambiente está bien recreado pero no es cautivador, la trama es rápida, inteligente, precisa, pero no se nos queda en la cabeza, no es digna de ser recordada.

Luego de ver el film, supe que en los años posteriores salieron a la luz 2 secuelas, diferente director, diferentes actores y desconocidos. Pero, después de yo ver la primera presentación, ¿quedaron ganas de ver las siguientes entregas? I don’t think so…

American Psycho

Christian Bale da vida a Patrick Bateman, el American Psycho, o psicópata americano. Bateman es un joven narcisista, empleado en la empresa de su padre… y asesina sin razón alguna. Desde compañeros de trabajos, hasta prostitutas, mendigos y animales. A medida que los días de su vida avanzan, esta necesidad de matar se hace más intensa mientras la locura se apodera de él.

Bale hace un papel excelente interpretando a un personaje lleno de trastornos tanto psicológicos como psiquiátricos y dando toques graciosos de vez en cuando, humor negro. Y el reparto, que es de primera, desempeña muy bien su rol en sus pequeñas apariciones. Este reparto encabezado por Willem Defoe, Reese Witherspoon, Samantha Mathis, Josh Lucas y Jared Leto.

La película está cargada de violencia y escenas eróticas, así como algo de consumo de droga, no recomendable para menores ni adolescentes.

Basada en una controversial novela de Bret Easton Ellis, un libro que me he interesado en leer algún día no muy lejano.

El ambiente de la película, su confusa trama puede llegar a aburrir, pero desde que acaba y vamos uniendo las piezas mentalmente, nos damos cuenta de que es una gran película. Aunque es algo cliché, aún así la fórmula la ayuda a salir a flote, junto a la gran actuación de Bale.

Es una película muy fuerte y, al igual que el libro, es algo controversial. La pueden ver bajo su propio riesgo y si lo hacen, o ya lo han hecho, quizás podrían responder esta pregunta: ¿American Psycho es un estudio psicológico de una mente descarriada hacia la locura o una sátira social? Ustedes deciden.