Oldboy

old-boy-posterBasado en un manga del mismo nombre y la segunda de una serie de películas sin relación a la que llaman “Trilogía de Venganzas” del director Chan-wook Park (quien dirigió “Stoker“), Oldboy es una excelente película de origen coreano lanzada hace poco más de una década.

Con excepcional dirección y fotografía y una actuación que nada tiene que envidiarle a América, Oldboy narra una inusual historia de encierro, tortura, secretos y venganza.

Oh Dae-Su es un hombre normal; bueno, se pasa con la bebida y puede que no tenga la mejor relación con su esposa e hija, pero nada que sobresalga en su personalidad. Este hombre, en una noche cualquiera, se ve secuestrado. Después de estar encerrado por 15 años es puesto en libertad sin razón aparente pero con un buen traje, un celular moderno y considerable cantidad de dinero… Luego sabrá que tiene 5 días para descubrir porqué fue secuestrado y cautivo por tanto tiempo, además de encontrar a su captor.

Famosa por la controversial escena en la que el protagonista se come un pulpo vivo (real y sin efectos especiales) y por una larga toma-única durante una batalla en un pasillo, además del sorpresivo e impredecible giro en la trama, puede que Oldboy sea una de las películas más populares de Corea en territorio internacional, a pesar de haberse lanzado en el 2003 y tener más de 10 años de edad.

Protagonizada por Min-sik Choi (Oh Dae-Su),Hye-jeong Kang (Mi-do) y Ji-tae Yu (Woo-jin Lee) y con dos horas de duración, Oldboy prometa escenas épicas y memorables, actuación de primera, buenos diálogos y una película que te mantendrá atento y curioso con lo que pasará a continuación.

El cine oriental no tiene cortapisas ni tapujos para presentar lo que se le antoje, aquí no hay excepción. Escenas con violencia, temas muy fuertes y escenas cuestionables como la del pulpo, para mencionar algunas cosas que podrán ver acá.

Aparentemente estoy viendo muchas películas buenas en estos últimos días, no tengo dudas en que Oldboy se mantendrá entre mis favoritas por mucho tiempo, es una película que sé veré una nueva vez pero que no me atrevo a recomendar tan abiertamente por las cosas que mencioné con anterioridad. No es un film para todos los estómagos, tampoco para todas las cabezas.

Hicieron no hace mucho una adaptación norteamericana que no tiene buenas críticas… La veré pronto y también compartiré mi opinión en este espacio.

Battle Royale

Creo que esta ha sido la primera película japonesa que he visto y, la verdad, no ha estado tan mal. ¿Cómo supe de ella? Pues con todas las fuentes que aseguraban que The Hunger Games estaba inspirada en Battle Royale, decidí echarle un vistazo y juzgar por mi mismo.

Como dije en el post anterior, Suzanne Collins negó el conocimiento de esta película (o el libro del cual fue adaptado) antes de ella entregar sus textos. No se pueden negar las similitudes, pero no creo que sea un plagio per se.

Veamos:

Battle Royale nos presenta a un grupo de estudiantes -42 en total- quienes son abandonados en una isla desierta y tienen tres días para que todos mueran y solo uno podrá salir con vida. A cada estudiante se le da una mochila con provisiones y armas al azar, algunas tan inútiles como la tapa de una olla hasta armas de fuego y rastreadores. La idea general es -con algunas reglas mínimas- matarse entre todos hasta que solo quede uno; ese podrá salir de la isla e irse a casa. Cada estudiante tiene un dispositivo en el cuello que determina su ubicación y, si pasan los tres días y quedan más de un superviviente, éste dispositivo estallará y acabará a todos los que quedan vivos.

Battle Royale se enfoca en algunos de los estudiantes y cómo éstos intentan mantenerse con vida, algunos se vuelven psicópatas, otros tratan de abstenerse de la violencia, otros son más débiles y optan por la vía más fácil. Cada hora transcurre, la tasa de muertos asciende y los héroes de la película buscan una manera de evitar su inminente fin.

Como pueden ver, sí hay grandes similitudes entre ambas historias, aún así, las considero muy diferentes. Battle Royale se enfoca más en hacer honor a la premisa, mas que crear una historia sólida y creíble; The Hunger Games tiene un poco de todo (salvo las cubetas de sangre, por supuesto). En ésto Battle Royale no decepciona; muchas heridas de balas, explosiones, amputaciones… de todo un poco, realmente. ¿Plausible? No mucho, pues es difícil creer en adolescentes que reciben un disparo, caen y se levantan, reciben otro y vuelven a repetir lo anterior, hasta que tienen tantos agujeros en el cuerpo que hasta la sangre duda de por dónde salir. Pero bien, eso es lo que muchos piden y eso es lo que los directores les ofrecen.

La película corre por poco más de dos horas; al principio los minutos transcurren muy deprisa con todas las muertes y demás pero, a medida que quedan menos estudiantes, la película se va volviendo un poco lenta, aunque siempre interesante. Admito que el final deja mucho qué desear y les informo que tres años más tarde hicieron una secuela que, como era de esperar, no alcanzó ni a los tobillos de ésta… Igual pienso verla algún día.

Battle Royale es un punto alto en el cine japonés; ésto es algo que no lo digo yo, les recuerdo que ésta es la única película de Japón que he visto. Se las recomiendo si no tienen problemas con asesinatos, mucha sangre y adolescentes muriendo en casi todas las formas posibles.