Opinión de la Película “Ready Or Not” (2019)

El 2019 fue un año bastante curioso para el cine de horror (al menos en mi opinión). Considero, por ejemplo, que Hereditary (del director Ari Aster) fue ligeramente superior a Midsommar; Get Out (de Jordan Peele) fue bastante superior a Us; la primera entrega de IT (de Andy Muschietti) superó a IT Chapter 2 …y podría continuar.

Películas como Child’s Play, Pet Sematary y Velvet Buzzsaw fueron un desastre; y aunque filmes como In the Tall Grass, Happy Death Day 2U, Escape Room y Crawl no fueron horribles, puede que sean poco memorables para muchos.

Hay varias películas de horror lanzadas en el 2019 que aún no he visto, sé que en ese año salieron un par de películas dentro del universo de The Conjuring (de las que solo he visto la original), también anda por ahí Scary Stories to Tell in the Dark (de la que ya me han dado mala referencia) y, aunque me avergüence un poco admitirlo, aún no he visto Doctor Sleep (próxima que tengo en lista, de hecho). Dudo mucho que estas películas salven el año 2019 y la verdad es que tengo pocas esperanzas (con la excepción de Doctor Sleep, por supuesto, ya que me encanta el trabajo de Mike Flanagan y tengo altas expectativas).

Ésta extensa introducción (de la que hubiese podido seguir hablando en otra entrada) me lleva a Ready Or Not, una película de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, lanzada en verano del 2019 con excelentes reseñas (7.0 en IMDB / 88% en Rotten Tomatoes).

Parte de ella se filmó en Toronto, Canada; exactamente en Casa Loma─lugar que tuve la dicha de visitar a finales de agosto. Las expectativas eran altas aún después de ver el trailer y notar que era ese tipo de avance: el que te narra prácticamente toda la película.

Para no hacer la historia muy larga: Ready Or Not fue otra decepción. Pero descuiden, según las opiniones en internet, soy parte de la minoría. A muchos le ha encantado, pero la verdad es que creo esperaba algo diferente: un producto más serio y sombrío, pues el filme tiene toques de humor negro bastante marcados y creo que la trama pedía más.

En Ready Or Not seguimos a Grace, una joven que contrae matrimonio con Alex, cuya familia es millonaria y tiene extrañas costumbres─sobretodo durante noches de boda. Grace se verá luchando por su vida en un terrorífico juego de gatos y ratón.

Samara Weaving, uno de los puntos positivos de la película, encarna a Grace y, junto a ella, el elenco lo componen Mark O’Brien, Henry Czerny, Andie MacDowell, Adam Brody y Kristian Bruun.

En mi opinión muy pocas cosas funcionaron en ésta película; actores veteranos haciendo el ridículo, todo el rollo con las criadas, el humor no contrasta con la trama, tampoco fui muy fanático del manejo de las cámaras.

Por la otra parte, la actuación de Samara Weaving y los conocidos pasillos de Casa Loma fueron un plus. También el departamento de vestuarios y maquillajes hizo muy buen trabajo.

No me arrepiento de ver Ready Or Not, era una película que honestamente quería ver y no sentía el compromiso u obligación de hacerlo. Al final no resultó, pero eso pasa (más a menudo de lo que uno quisiera). No tomen mi opinión muy en serio, recuerden que a muchos les gustó y repito: soy parte de la minoría.