Dream Theater ─ Dream Theater

Dream-Theater-2013-albumNo, el título de esta entrada no es redundante. El disco más reciente de la banda de rock-progresivo Dream Theater lleva el mismo nombre de la agrupación y asegura marcar el inicio de una nueva era.

Dream Theater se lanzó el 24 de septiembre y es un disco que consta de 9 canciones y una duración de 68 minutos. Contiene algunas canciones instrumentales, una escrita por John Myung y otra que dura más de 22 minutos. También es el primer disco en el que Mike Mangini está desde el proceso creativo del mismo.

El disco arranca con “False Awakening Suite” una canción instrumental, corta pero poderosa, excelente para abrir un concierto y, por supuesto, este disco. Le sigue la que considero una de las mejores del álbum, “The Enemy Inside” (ésta se lanzó al público el 5 de agosto).

El disco continúa con “The Looking Glass” una buena canción, algo sublime y en la que se nota influencias pasadas (como Rush y YES), donde el vocalista es el protagonista y los músicos marchan tras él con sus acostumbradas proezas musicales.

Sigue después “Enigma Machine”, una poderosísima canción instrumental de 6 minutos. La banda se calma un poco y pasa “The Bigger Picture”, una canción más orientada a las líricas, pero siempre apoyada por buena música. Una de las más débiles del disco (en mi opinión), aunque tiene sus momentos.

Pasamos a “Behind the Veil”, que empieza con la ternura con la que acaba el track anterior pero que asciende en todo sentido y nos ofrece casi 7 minutos de buena música, buenas letras, excelentes armonías y un balance entre lo pesado y lo sutil.

Viene a continuación “Surrender to Reason”, escrita por el bajista John Myung (quien aseguró aportaría más letras a las canciones de la banda). Ésta va mucho por el mismo estilo de las dos anteriores, pero me gusta mucho más.

A ésta le sigue una balada (de esas que no se pueden quedar) titulada “Along for the Ride”… y cierran con lo que pareciera un soundtrack de película de 22 minutos titulado “Illumination Theory”, una excelencia musical, como siempre.

dreamtheater2013

Dream Theater no es el mejor disco de la banda, pero tampoco es el peor. Creo que es muy balanceado y necesita ser escuchado más de una vez para valorarse por lo que es. Me gusta mucho la mezcla y el sonido que le da Petrucci a sus guitarras. También la ecualización ayuda mucho al sonido del bajo y las notas graves de los teclados. La voz de LaBrie se escucha mejor que antes y con mucho más poder y Mangini demuestra que está en la cima de los bateristas del género. ¿Hace falta Portnoy? Pues un poco, pero más por lo que aportaba a la banda cuando no estaba sentado en la silla de la batería.

Dream Theater es un buen disco, balanceado, canciones memorables y otras no tanto, repito que no es el mejor disco pero tampoco es el peor. Vale la pena escucharlo, si no te atrae mucho la primera vez, dale otra oportunidad; eso hice y todavía lo sigo escuchando.

Mis Canciones Favoritas y el Bajo Eléctrico.

En este mes cumplo lo que vendrían 8 años desde que compré mi primer instrumento musical: un bajo eléctrico de la marca italiana Carlo Robelli. Desde entonces he tocado sin descanso todos estos años; con amigos, en bandas, en Iglesias, en actividades y cada día estoy más enamorado del instrumento que elegí. Como la mayoría de jóvenes, quise tocar la batería y tuve la oportunidad de aprender pero no de adquirir una a tan temprana edad. Opté por algo más barato y más accesible: la guitarra. También aprendí con un par de amigos y decidimos formar una banda -aún no había comprado mi guitarra-. En el proceso de formarción llegamos a tener 3 guitarristas -yo incluido- y esto generó un pequeño dilema: 3 guitarras y sin bajista. Uno tenía que “sacrificarse” por el equipo y, sin saber mucho sobre ese instrumento, investigué y decidí arriesgarme… creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado.

Años han pasado y, como dicen, la experiencia no se improvisa. Ahora formo parte de una banda en la que disfruto al máximo y he participado en más agrupaciones, cada una forjando lo que ahora soy como músico.

En fin, un día pensé elaborar una pequeña lista de canciones que contengan partes introductorias, puentes e incluso solos de bajo eléctrico que sean de mi predilección y, les cuento, no quedó nada pequeña. Esa lista quiero compartirla con ustedes, si les interesa lo que leen pueden buscar las canciones en youtube o grooveshark (o páginas similares).

Sin ningún orden en particular:

Ni sabría cómo empezar pero últimamente he estado escuchando mucho a Muse y su bajista,  Chris Wolstenholme, introduce con sus efectos de manera magistral en canciones como “Time Is Running Out” y “Hysteria”, además tiene un pegajoso bassline en la canción “Hyper Music”.

Como todo aquel que me conoce sabe, mi banda favorita es Dream Theater y era imposible dejar el bajo tocado por John Myung fuera de esta lista. Myung introduce canciones con diferentes técnicas: Armónicos bajo efectos en “As I Am”, tapping en “Scarred”, armónicos naturales en “Lifting Shadows of a Dream” y sus frenéticos dedos en “Panic Attack”, “The Great Debate” y “Voices”. Además de esto tiene increíbles solos de bajo en canciones como “Ytse Jam”, “The Dance of Eternity”, “Fatal Tragedy”, “A Trial of Tears”, “A Change of Seasons”, y el asombroso solo en tapping de “Metropolis Part I” entre otras. Myung se destaca en todas las canciones de la banda, me gustan mucho “Constant Motion” (canción que le da nombre a este blog), “Honor Thy Father” y la instrumental “Stream of Consciousness” y si me dejan, no paro 😛

Después de Dream Theater le sigue Metallica dentro de mis bandas preferidas. Canciones que introduce Jason Newstead (1986–2001) como “My Friend of Misery”, “King Nothing” y la sublime introducción de “Until It Sleeps”. El fallecido Cliff Burton (1982–1986) demuestra sus talentos en casi todas las canciones en las que participó, pero se destaca en su canción “Anesthesia (Pulling Teeth)” una larga composición compuesta de un bajo distorsionado y algo de batería. El bajista actual de Metallica, Rob Trujillo (2003-Actualidad), aún no me ha sorprendido.

No crean que dejaré fuera de esta lista al versátil FLEA (de los Red Hot Chili Peppers), cada canción es una aventura pero las que más me han marcado como bajista son canciones completas, tales como “Around The World”, “Can’t Stop”, “Otherside”, “By The Way” y, más que cualquier otra, “Soul To Squeeze”.

Otro que no puede quedarse fuera es Sam Rivers de Limp Bizkit. Introduce magistralmente la clásica “Rearranged” y le da el toque mágico a sus canciones, entre ellas “Boiler” y “My Way”.

Dirk Lance, en sus años con Incubus (1991-2003), creó unos basslines clásicos como los de “Are You In?”, “Pardon Me” y “Battlestar Scralatchtica”, para citar algunas.

Un grupo no tan conocido llamado A.F.I. tiene muy buenas introducciones con el bajo en canciones como “Death of Seasons” y “Miss Murder”, además de un bassline muy bueno en “The Great Dissapointment”.

El excelente bajista de Tool, Justin Chancellor, introduce la inolvidable “Schism” y otra que me gusta mucho, “46 & 2”.

Aparte de todas las mencionadas, hay canciones sueltas que me impactaron de una manera u otra cuando al bajo se refiere, entre ellas la apertura de Symphony X – “Sea Of Lies”, también las aperturas, aunque sencillas, de “Fade” y “Jeremy” de Staind y Pearl Jam, respectivamente. El bassline de la canción “I Will Posess Your Heart” de Death Cab For Cutie y, por supuesto, la excelentísima (y difícil) “YYZ” de Rush.

Para cerrar esta entrada, hay tres canciones que contienen muy buenas partes protagónicas de bajo: la introducción de “Desde Que Tú Llegaste”, la conclusión de la canción “Quiero Ser” y el puente de “Explosión” de la banda Fuego Interno,  ¡eyyy, esa es la banda en la que yo toco! Sabía que el nombre se me hacía familiar 😛

Dream Theater – A Dramatic Turn of Events

Hoy, 13 de Septiembre, ha salido a la venta y alcance de todos la nueva producción de Dream Theater titulada “A Dramatic Turn of Events” traducido a algo como un giro drástico -o dramático- de eventos -o acontecimientos-. El público, desde que se publicó el nombre del disco, interpretó que el título del álbum se debía a la salida de Mike Portnoy, baterista y fundador de la banda por más de dos décadas, cuya salida se debió a su petición de un descanso de 5 años, el cual fue negado. El tecladista, Jordan Rudess, comentó que el título no era para nadie en específico, sino que tenía que ver con las letras de los temas, que recurren a cambios dramáticos tanto mentales como físicos, religiosos y espirituales.

Abreviaré el disco como ADTE…

ADTE contendrá casi 80 minutos de pura música, llenando casi por completo un disco, como es usual en la banda. El listado lo publiqué hace unos meses, lo pueden ver aquí. Son 9 canciones, siendo la más larga de 12:26 y la más corta de 3:56. Aún así 4 canciones pasan de los 10 minutos y tiene como punto débil que ninguna se destaca por encima de las demás. Es un álbum equilibrado, lo describiría como muy pesado, bastante progresivo y asombrosamente melódico. También notarán más participación de los teclados por parte de Rudess, algo no muy usual anteriormente.

Como siempre digo antes de dar mi opinión sobre un disco, es necesario repasar el álbum completo más de una vez. Pero es de Dream Theater que estoy hablando, por lo que cuatro veces todavía no sería suficiente. Analizar cada golpe de la bateria, cada solo de guitarra, cada break instrumental, cada aporte del teclado, la base que nos presenta el bajo, las letras, las voces… Demasiado material. Quiero decir que para acaparar completamente lo que la banda nos presenta, es necesario disfrutarlo algunas veces, hasta acostumbrarse a cada cambio, cada corte.

Personalmente, me encanta el disco, aunque no creo que todavía la banda no supera magistral álbum del 1999: “Scenes From A Memory”. Quizás es muy temprano para decirlo, ¿quién sabe?

Dije anteriormente, que las canciones del álbum son bastante equilibradas entre lo pesado, rítmico, progresión, voces y melodías. Para mi gusto, considero que los puntos más elevados son “On The Backs of Angels”, “Lost, Not Forgotten”, “Outcry”, “Breaking All Illusions” y “Beneath The Surface”. Entre las regulares encasillo “Build Me Up, Break Me Down” y “Bridges On The Sky” cerrando con “This Is The Life” y “Far From Heaven”.

Si se dan cuenta por los títulos de las canciones nos percatamos de que hay mucha emotividad, afecto y espiritualidad… En esto no nos equivocaríamos. Petrucci nos ha acostumbrado con canciones de este tipo, además de historias fantásticas y problemas mentales; y es Petrucci que escribe 7 de las 9 canciones de esta entrega. James LaBrie aporta sus letras a la corta “Far From Heaven” y John Myung, que no escribía desde “Fatal Tragedy” en 1999, nos presenta su creatividad en “Breaking All Illusions”.

Y, bien, solo me queda decir algo que ya he dicho varias veces… Mike Mangini no tiene nada que envidiarle a Mike Portnoy… y en este disco queda totalmente demostrado.