The Hangover Part III

the_hangover_part_iii_wallpaper-otherTodd Phillips se encargó una vez más de llevar a la pantalla gigante otra entrega -y supuestamente la última- de la saga The Hangover.

The Hangover III da cierre a una trilogía en el género comedia. Se estrenó en el 2013 y cuenta con las actuaciones estelares de Bradley Cooper, Ed Helms, Zach Galifianakis y Ken Jeong.

Esta vez el cuarteto protagonista se encuentra sin uno de sus miembros cuando Doug es secuestrado por un grupo de maleantes. El secuestro les sirve como garantía ya que los tres deben encontrar unos lingotes de oro que Mr. Chow robó. Por otra parte, Chow se escapó de prisión y tiene sus propios planes en su agenda.

The Hangover III mantiene las características de las dos anteriores añadiendo elementos de thriller y aún más aventura. Además, trae de vuelta a viejos personajes y añade algunos nuevos, como era de esperarse.

En mi opinión, puedo decir que cada entrega de esta saga es notablemente inferior a la que le precede y ésta no es la excepción.

Cada parte fue más costosa de realizar y ni ésto pudo generar jugosas ganancias (salvo a los actores, por supuesto).

Me reí un buen poco, más con las ocurrencias de Alan y la malvada locura de Mr. Chow pero, en general, fue una película lenta y muy alejada de lo que fue la primera… Debieron dejarlo así, con una.

Anger Management

Como en la vida hay de todo, también hay películas que pasan muchas veces por televisión y alcanzas a verla completa pero en siete distintos días y por pedazos; algo así como el primer día ves el final, otro día un poco de la mitad, otro día el principio… bueno, ya tienen una idea. Luego llega el día donde puedes verla sin interrupciones, desde el comienzo y, cuando acaba la película, lo primero que piensas es “Rayos, ya la había visto completa”… Anger Management, vivo ejemplo de esto.

Esta sencilla película fue lanzada en el 2003, dirigida por Peter Segal y protagonizada por Adam Sandler y Jack Nicholson.

Trata sobre un hombre tímido y reservado que es injustamente sentenciado a diversas horas de terapia de control de ira con un hombre que aparenta estar aún más loco y con mayores problemas que él.

Es una comedia que logra su cometido gracias al personaje de Jack Nicholson (uno de mis viejos actores favoritos y cuyo rostro me hace reír de tan solo verlo). Adam Sandler, en mi opinión, hace el mismo papel al que siempre ha estado acostumbrado y Marisa Tomei se pasó la película entera mordiéndose el labio inferior (parece que se le olvidó que en ese entonces tenía 39 años y eso luce muy poco a esa edad).

Una película despreocupada que puede relajarte por poco más de una hora, Nicholson asegura carcajadas, Sandler no tanto.