Mi 2018 en… ¡Películas!

Con un total de 65 películas vistas en el 2018, necesitaría más de una entrada para enumerarlas todas. Por ésta razón solo mencionaré algunas, las que más me gustaron, las que menos me gustaron y, quizás, las grandes sorpresas y las mayores decepciones.

65 películas (entre nuevas y que ya había visto anteriormente) es un número muy bajito en comparación a muchas personas que conozco, pero bueno, siempre me sentido más partidario a los libros y a las series. Y, a decir verdad, un promedio de 5 películas por mes no está nada mal.

Una pequeña observación: las películas que mencionaré son títulos que disfruté durante el 2018, no necesariamente serán filmes que salieron ese mismo año.

A continuación, un listado PERSONAL de las películas vistas en el 2018 que más me gustaron:

  1. Arrival (2016)
  2. Before I Wake (2016)
  3. A Quiet Place (2018)
  4. Get Out (2017)
  5. Green Room (2015)
  6. Annihilation (2018)
  7. Calibre (2018)
  8. Rogue One (2016)
  9. Deadpool 2 (2018)
  10. Black Panther (2018)
  11. Bird Box (2018)
  12. Avengers: Infinity War (2018)
  13. Nothing to Hide (2018)
  14. Tau (2018)
  15. Ready Player One (2018)

Y, sin ningún orden en particular, algunas menciones honorables:

  • SpiderMan: Homecoming (2017)
  • Passengers (2016)
  • Don’t Breathe (2015)
  • Toc Toc (2017)
  • La Cara Oculta (2011)
  • Anon (2018)
  • Game Night (2018)
  • Gringo (2018)
  • The Ritual (2017)

Las mayores decepciones y/o peores películas que vi durante el año fueron:

  • Cloverfield Paradox (2018)
  • Ibiza (2018)
  • The Package (2018)
  • Game Over, Man! (2018)
  • Mother! (2017)

Opinión de la Película Star Wars: Rogue One (2016)

Es abrumador el intentar reseñar películas que tienen tras ella un fan-base tan amplio, una fanaticada que conoce cada detalle de su lore cuando yo, por mi parte, solo las veo por puro entretenimiento.
Por fortuna, siempre trato de aclarar que mis escritos son más ‘opiniones’ que ‘reseñas’. Tranquilos, ésta opinión es una positiva.

Por mi falta de conocimiento general y falta de interés en indagar en ese lore, decidí no escribir sobre las películas numeradas de Star Wars (aunque recuerdo haber hecho una excepción con la primera instalación, muchos años atrás). Rogue One es una historia dentro del universo Star Wars, y me siento un poco más confiado en escribir sobre ella.

Saliendo, en primera instancia, de los detalles técnicos; Rogue One se estrenó en el 2016 y estuvo dirigida por Gareth Edwards (“Monsters”, “Godzilla”). El guión estuvo bajo Chris Weitz (“Cinderella”, “The Golden Compass”) y Tony Gilroy (Las películas “Bourne”).

Considero que Rogue One tuvo un elenco de primera, sin mucho que envidiarle a otras películas de gran presupuesto. Felicity Jones es la protagonista, el personaje que más tiempo de pantalla ocupa. Junto a ella; Diego Luna, Alan Tudyk, Riz Ahmed, Mads Mikkelsen, Forest Whitaker, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Wen Yiang y Jimmy Smits.

Y ya que mencioné la palabra ‘presupuesto’, ¿porqué no revelar el número? El filme necesitó de unos 200 millones aproximadamente, para su realización.

Ahora bien, la trama.
Sabemos que la guerra de las galaxias básicamente es llevada a cabo entre los Imperials y la Alianza Rebelde.
Jyn Erso es la hija de un científico que trabaja para los Imperials. Galen Erso intentó alejarse de esos proyectos y dedicarse a su familia, ocultándose por un tiempo. Los Imperials llegan a dar con él y éstos hacen que él vuelva a trabajar para ellos (en la construcción de la Death Star), no sin antes asesinar a su esposa. Jyn, que apenas era una niña en ese entonces, se hallaba escondida y pudo salvarse.

Gracias a diversos medios, Jyn -después de adulta- llega a saber que su padre, mientras construía la Death Star, también estaba planeando su venganza. Un punto débil que la destruiría completamente. Jyn debe reunir un grupo para infiltrar una base Imperial y robar los planos.

Rogue One empieza un poco lenta, pero después que todas las piezas están sobre la mesa, su ritmo acelera y se vuelve una película sumamente entretenida que nada tiene que envidiar a sus compatriotas numeradas.

Cronológicamente, los sucesos de Rogue One acontecen días antes del arranque de la 4ta película (A New Hope). Y debo admitir que, desde que acabé R1, inmediatamente quise volver a ver el Episodio IV.

La actuación, los efectos especiales (tanto visuales como de sonido), la música, los cameos… todo estuvo de primera. Es una película que disfruté bastante y que, sin duda alguna, volvería a ver.

Como dato extra, mi personaje favorito fue Chirrut Îmwe. Felicity Jones, debo mencionar, hizo un memorable papel como Jyn Erso y, a decir verdad, Diego Luna me sorprendió como Cassian Andor. Cada vez más disfruto más de los papeles de Riz Ahmed, y ahora tengo más ganas de ver Venom.

Todavía me faltan por ver “The Force Awakens” y “The Last Jedi” (también la reciente de Han Solo). Y espero poder ver los Episodios VII y VIII antes de que acabe el año.

Tengo varias entradas pendientes y espero sacar tiempo y volver a escribir aquí con más regularidad. ¡Hasta la próxima!

Opinión de la Película “Jigsaw” (2017)

Recuerdo hace casi década y media como cada año ver una nueva instalación de Saw era lo más equivalente a un guilty pleasure. Era bastante joven para ese entonces pero, la primera película de la saga, en mi inmadura opinión, era un ‘peliculón’. No me malinterpreten pues, sin lugar a dudas, la Saw original es -por mucho- la mejor de todas y era casi doloroso ver como cada año iban decayendo tanto en calidad como en producto final.

La saga, si se me permite continuar llamándola así, concluyó con siete películas en el 2010. Avanzamos siete años y es cuando se nos presenta un nuevo filme. ¿Una octava parte? ¿Un reboot? Aún no estamos claros.

Jigsaw sale a los cines en octubre 2017 y nos reencuentra con el famoso John Kramer alias Jigsaw… ¿O es acaso un imitador (dado que Kramer murió en una de las películas anteriores? … ¿o verdaderamente murió?)

La película empieza con una persecución, un tal Edgar Munsen se ve asediado por un grupo de policías. El intento de arresto termina en la azotea de un almacén abandonado. Edgar les muestra a los policías un dispositivo y les dice que necesita ver al detective Halloran. En su poder yace el destino de cinco individuos y, desde que oprima el botón, el juego comenzará… él debe decidir.
Una vez oprima el botón empezaría el juego para cinco personas… trampas, mentiras, desesperación, confesiones… todo lo clásico de la saga se verá nuevamente en esta entrega.

Creo que, en comparación con las demás, Jigsaw bajó el tono a las cubetas de sangre. Las trampas son más elaboradas, quizás menos pulidas; pero se utiliza el ambiente como plano. Digamos que pretende ser más arte que morbo. Aunque morbo hay, por supuesto.

Jigsaw fue dirigida por los hermanos Michael y Peter Spierig (“Predestination”, “Daybreakers”), mientras que el guión estuvo bajo Josh Stolberg y Pete Goldfinger (“Piranha 3D”, “Piranha 3DD”).

La actuación es poco memorable, la mayoría del tiempo no excede de ser regular pero, en otros, es bastante mala; algo que ya sabemos de antemano. Una película de ese tipo con buena actuación sería equivalente a un oasis en medio del desierto. No siempre tenemos actuaciones memorables en películas de horror, películas como A Quiet Place e IT brillan, en parte, por la actuación de tanto protagonistas como elenco secundario.

Y, por supuesto, debo apartar a Tobin Bell del resto, el señor ha dado vida a un personaje que sí es memorable y en un rol digno de admiración. El resto del elenco está formado por Matt Passmore, Callum Keith Rennie, Hannah Emily Anderson, Laura Vandervoort y Paul Braunstein.

Lo mejor de Jigsaw es la banda sonora, nuevamente bajo la tutela de Charlie Clouser.

La película tuvo buena acogida por el público (al menos en términos financieros), por lo que anunciaron, como mínimo, dos películas más para los años venideros.

Recomiendo Jigsaw a todos quienes siguieron la saga durante los siete años o para los que quieren ver un filme de suspenso con algo de cerebro. Para una noche de octubre no cae nada mal.

Trailer de la Película “Pet Sematary” (Abril 2019)

Opinión de la Película “The Ritual” (2017)

Basada en la novela del mismo nombre, escrita por Adam Neville y publicada en el 2011, The Ritual sigue a cuatro amigos que se reúnen para excursionar por las montañas de Suecia. Debido a algunas dificultades físicas de dos de ellos, el grupo decide tratar de acortar el viaje de vuelta tomando un atajo. El desvío, según el mapa, consiste en atravesar un bosque. Es una decisión de las que todos se arrepentirán poco tiempo después.

The Ritual es una película británica, se lanzó en el Reino Unido el 13 de octubre del 2017 (generando poco más de 1 millón de dólares). Netflix luego la distribuye globalmente el 9 de febrero del 2018.

David Bruckner (“Southbound”) se encargó del trabajo tras las cámaras mientras que Joe Barton (“My Days of Mercy”) adaptó la novela de Adam Neville.

Los protagonistas son Rafe Spall, Arsher Ali, Robert James-Collier y Sam Troughton.

Rafe Spall, sin lugar a dudas es el más experimentado del elenco con apariciones en grandes películas como The Life of Pi, The Big Short y Jurassic Park: Fallen Kingdom. También aparece en series como Black Mirror y Roadies.

Spall es quien se cargó en sus hombros la parte emocional de la historia, así también denota su liderazgo como actor durante todo el filme.
Robert James-Collier, a quien se le reconoce después de más de 50 episodios en Downton Abbey, también ejecuta su rol de manera formidable.
Sin quitarle ningún mérito a los demás actores, por supuesto, todos se desenvuelven aceptablemente y se nota mucho en este tipo de películas.

The Ritual es una película de horror y suspenso sobrenatural, de eso no hay dudas. Se basa mucho en creencias nórdicas y, si al menos han visto el trailer, se sabe que se nos presentará un creature-feature (uno bastante creativo, por cierto) en algún momento de la película.

El filme logra su cometido en cementar un producto atmosférico y repleto de suspenso, con escenas ritualisticas y sangrientas pero sin mucha exageración. El suspenso, más que la criatura, es lograda gracias a las actuaciones pero, la cinematografía y la música juegan también un rol determinante. No soy del tipo de persona que se asusta mucho, sin embargo, The Ritual crea una atmósfera de desasosiego e incomodidad y logró inquietarme en más de una ocasión, es el tipo de películas perfecta si eres amante del cine en las altas horas de la madrugada.

Tras muchas alabanzas debo decir que el filme no es perfecto; con una duración aproximada de hora y media puedo decir que, The Ritual es excelente durante los dos primeros actos (la primera hora, digamos), luego, el tercer acto se vuelve cliché dentro del género y decepciona mucho. De hecho, solo hay dos o tres formas de acabar este tipo de películas, las expectativas no pueden ser muy altas.

Soy de los que dice que no importa el destino, lo que importa es el viaje. No puedo decir que The Ritual es mala o que no me gustó tan solo porque el desenlace me pareció insatisfactorio pero, sí puedo concluir dándole una puntuación menor gracias a las desilusiones. Un 6.5/10 me parece más que aceptable.

Gracias a Adam Neville, David Bruckner y Joe Barton (junto al gran elenco y demás magos tras las cámaras, por supuesto), tenemos al alcance de nuestro control remoto una aceptable película inglesa dentro de un género menospreciado por años. The Ritual no es la mejor película pero dista mucho de ser la peor y, gracias a la atmósfera que crean dentro de ella, es una que no olvidaré. Ahora me han dado ganas de leer el libro.

Opinión de la Película “Calibre” (2018)

He tenido la ligera suerte de dar con algunas joyitas en Netflix, hace unas semanas les comenté un poco sobre Anon, una película que puede fácilmente pasar desapercibida aún teniendo actores de renombre y una trama con temática tecnológica dentro de un complejo y misterioso thriller. En esta ocasión les hablaré sobre Calibre, un filme escocés escrito y dirigido por Matt Palmer.

Casi todos tenemos un amigo o familiar que nos recomienda libros, series y películas; en mi caso particular, tengo un tío -bastante famoso- que, en la mayoría de las veces, acierta. Calibre es, sin lugar a dudas, uno de esos aciertos.

 

Dos amigos de toda la vida van de cacería a un pequeño pueblo escocés, donde una serie de eventos los tomará desprevenidos y nada los pudo haber preparado para lo que sucede después.
Vaughn, uno de los jóvenes, pronto será papá y Marcus tiene la mejor manera de despedirlo de un mundo sin hijos: equipar su Jeep e irse a cazar.

“Reckon you can take down a deer? The trick is, to put a check on your emotions and let instinct kick in.”

Calibre brilla por la sutileza de las actuaciones y la grandiosidad de la fotografía y música.

Jack Lowden (Dunkirk) y Martin McCann (The Survivalist) impresionan en sus respectivos papeles. Lowden tiene el talento de una futura estrella y McCann podría convertirse en uno de esos actores que da forma a un elenco balanceado. Pero también debo mencionar al director/escritor Palmer y como, con el buen manejo de los detalles, marca diferencia desde el principio entre ambos personajes.

Calibre no solo se rige por buenas actuaciones, buena fotografía y buena utilización de sonidos y música, también se deja llevar por una historia bien contada y con buen ritmo. De alguna manera logra salir airosa mientras presenta un argumento conocido, el producto final se siente familiar y fresco a la vez.

La película toca temas como paternidad, amistad, culpa, venganza, malas decisiones; todo encerrado en un paquete dramático con alto contenido de tensión y suspenso, añadiendo una pizca de thriller y una pequeña gota de horror.

Calibre es una excelente película, una de las mejores que he visto este año y una que recomiendo muchísimo, sea para un viernes en la noche o incluso para un miércoles lluvioso en pleno medio del día. No importa la hora, el lugar o la condición, pongan Calibre en sus listas y me agradecen luego.

Opinión de la Película “Anon” (2018)

Netflix, de una manera u otra, se asegura de que las carteleras de sus nuevas producciones estén siempre a tu vista y alcance. Anon es una película que, en primera instancia, puede pasar desapercibida; una vez te percatas de que tiene actores de renombre y un director conocido, es posible que sitúes el cursor sobre su poster y dejes correr un trailer.

Los eventos de Anon transcurren, a mi pensar, en un futuro bastante lejano pero donde -irónicamente- aún circulan automóviles ‘clásicos’. Es un mundo donde la privacidad no existe y el crimen ha cesado casi por completo. Los humanos pueden recorrer sus memorias (y, con los permisos necesarios, las de otros). Sal es un detective que, aunque evidentemente no ha podido superar la muerte de su hijo y la separación con su esposa, sigue inmerso en su trabajo e intenta resolver unos extraños asesinatos.

En su búsqueda de pistas logra dar con una misteriosa joven. La poca evidencia apunta hacia ella y Sal debe tratar de encontrar a alguien que está completamente desconectada de toda tecnología actual.

Anon es una película exclusiva de Netflix. Estuvo escrita y dirigida por Andrew Niccol, conocido por películas tan excelentes como lo son “Gattaca” y “Lord of War” como otras no tan impresionantes como “In Time” y “The Host”. Debo mencionar que Niccol escribió una de las películas más aclamadas, The Truman Show.

Clive Owen y Amanda Seyfried interpretan los roles protagónicos y, junto a ellos, un pequeño elenco encerrado por Colm Feore (“House of Cards”, “King Lear”), Joe Pingue (“Godless”) y Sonya Walger (“Lost”).

La cinematografía, el estilo visual de Niccol y el ritmo de la película son de los puntos más elevados de Anon, las actuaciones y la trama pasarían a un plano medio.

Me explico, las actuaciones no son malas, pero pasamos tan poco tiempo con los personajes que realmente no llegamos a sentir mucha empatía por ellos, o algún sentimiento adverso. El argumento no le da a los actores la libertad que ellos necesitan, además, me preguntaba por ratos si realmente ellos entendían las cosas que estaban hablando. Algunos actores pecan de aprenderse sus líneas sin necesariamente entender lo que se aprendieron.

La trama, por su parte, es excelente en teoría pero pobre en ejecución. Con ejecución me refiero al tercer acto; es abrupto y quisieron matizar tantas cosas que, por momentos, pareció confuso. La reflexión que la última escena nos quiere dejar es un poco pretenciosa aunque bastante adecuada a estos tiempos.

Anon es una película bien dirigida, con una temática tecnológica dentro de un misterioso thriller, con actuaciones adecuadas aunque no memorables y un ritmo bastante acelerado aún en las escenas que parece estar pasando poco. Tiene material sensible, no apto para menores; material que incluye el uso de drogas, sexo, suicidio y homicidios.

Si tienes una idea de lo que verás en Anon, dígase por la lectura de un review o sinopsis, o por la disponibilidad de un tráiler y aún así sientes esas ‘ganas’ de verla, pues entonces puede que no salgas decepcionado. Si el plot/trailer no llaman a tu atención de primera, puede que Anon no sea para ti. Yo estoy dentro del primer grupo.

7 ⭐