Mi Segundo Platinum

La30b5cSe repite la historia, prácticamente igual que cuando obtuve mi primero en Noviembre 2011.

Aquella vez fue Borderlands, ahora tocó el turno a MLB12 The Show.

Me puedo dar por el pecho porque usualmente los juegos de deporte son extremadamente difíciles para lograr este fin. Aunque confieso, no fue nada del otro mundo.

Mi historia con Borderlands fue que disfruté el juego en su totalidad y, cuando repasé la lista de trofeos me dí cuenta de que me faltaban muy pocos y que no eran tan complicados de obtener. Consumieron tiempo, si. Pero no fue difícil.

Con MLB12 The Show, sucedió algo similar, saqué todos los que pude, estando atento a cada situación requerida y, después, disfruté el juego por lo que es. Algunos iban saliendo sin esperarlos y, cuando saqué uno de los más luck-based (basados en suerte), repasé la lista y puse manos a la obra.

Ganar con cada uno de los 30 equipos de la MLB me tomó tiempo, también debía jugar 5 partidos en otra modalidad llamada Diamond Dynasty. Ganar a los Yankees en modalidad Leyenda no fue tan difícil y para tirar un juego perfecto tuve que intentarlo muchas veces.

Los más difíciles fueron dar un homerun a un lanzamiento a 100mph y conectar 10 vuelacercas consecutivos en el modo Homerun Derby (se oye fácil, pero nada que ver).

Quizás muchos no entenderán a lo que me refiero con todo este blablabla sobre Platino y demás, les haré el favor a los pocos interesados y traduciré brevemente: los juegos de Playstation3 traen consigo integrados una serie de trofeos que se desbloquean al completar algo en específico. Estos trofeos son de bronce, plata, oro y, por último, platino. Obviamente, los de bronce son los más comunes y, generalmente, sencillos de desbloquear. Pondré ejemplos de cada trofeo. En Baseball (MLB12 The Show):

– Bronce: Robarse una base con un catcher.
– Plata: Jugar un partido completo bajo la lluvia y sin hacer error defensivo.
 Oro: Ganar un juego completo con cada equipo de las Grandes Ligas.

Ahora bien, los trofeos de platino se desbloquean cuando obtienes TODOS los trofeos que un juego trae originalmente, y digo originalmente porque hay juegos a los que puedes descargar contenido extra y estos a su vez desbloquean más trofeos, pero que no cuentan para el Platino, pero sí para sacarle el 100% al juego.

Como dije en la entrada de mi primer platino, podría alcanzar más Platinos -muchos más- con la ayuda de la Internet, pero la alegría al oír ese sonidito y ver el display en la parte superior-derecha de mi pantalla no sería para nada igual si hiciera trampa o me aprovechara de otros medios.

Nunca pensé que lograría otro… pero aquí está. 😀 1L8253dd

Mi Primer Platinum

La verdad es que Noviembre no pudo empezar mejor, el clima empieza a refrescarse, además pasé un buen día ayer y… hoy obtuve mi primer platinum.

Quizás muchos no entenderán a lo que me refiero, traduciré brevemente: los juegos de Playstation3 traen consigo integrados una serie de trofeos que se desbloquean al completar algo en específico. Estos trofeos son de bronce, plata, oro y, por último, platino. Obviamente, los de bronce son los más comunes y, generalmente, sencillos de desbloquear. Pondré ejemplos de cada trofeo. En Baseball (MLB11 The Show):

– Bronce: Dar un homerun con un Pitcher.
– Plata: Robarse la 3ra base dos veces en el mismo juego, con el mismo jugador.
Oro: Ganarle a los Yankees en dificultad “Leyenda”.

Ahora bien, los trofeos de platino se desbloquean cuando obtienes TODOS los trofeos que un juego trae originalmente, y digo originalmente porque hay juegos a los que puedes descargar contenido extra y estos a su vez desbloquean más trofeos, pero que no cuentan para el Platino, pero sí para sacarle el 100% al juego.

En mi caso, fue Borderlands que me dio el honor de disfrutar tan aclamado triunfo, pues no son todos los jugadores que alcanzan un Platino, o al menos sin la ayuda de alguien o la Internet (por cierto, mis trofeos fueron puramente obtenidos, nada de trampas… Dios lo sabe).

Desde Febrero batallé, terminé el juego y tiempo después me di cuenta que no me faltaba la gran cosa, salvo unos trofeos que se obtenían con sencillez y otros que no eran para nada difíciles pero que si se necesitaba de mucho tiempo y paciencia… Eso hice, unas horas a la semana, lentamente alcanzando esa esfera azul deseada por muchos, obtenida por pocos.

Y es cierto, podría alcanzar más Platinos- muchos más- con la ayuda de la Internet, pero la alegría al oír ese sonidito y ver el display en la parte superior-derecha de mi pantalla no sería para nada igual si hiciera trampa o me aprovechara de otros medios.

En verdad soy realista y quizás –quizás– nunca llegue a conseguir otro Platino, pero no importa… Con uno soy feliz, aunque admito que si veo la oportunidad, no dejaré de intentar alcanzar un segundo… y como éste, ustedes lo sabrán primero. 🙂

 

Este es el Platino que obtuve en Borderlands: